Imagen de Bachelet cae cinco puntos por escándalo de su hijo

Los resultados de febrero de la encuesta de Adimark estiman que el respaldo hacia la mandataria retrocede desde 44% hasta 39%.

La aprobación de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, cayó en cinco puntos porcentuales en febrero como consecuencia del escándalo político protagonizado por su hijo Sebastián Dávalos, involucrado en un polémico negocio inmobiliario por el que están siendo investigado por la Justicia.

Los resultados de febrero de la encuesta de Adimark estiman que el respaldo hacia la mandataria retrocede desde 44% hasta 39%, y su desaprobación llega a 52%.

En cambio, la credibilidad de la Presidenta sube respecto de la medición anterior, llegando al 56%, mientras que el resto de los atributos personales no varía, con la excepción de si “cuenta con la capacidad para enfrentar situaciones en crisis” que sufre una baja de cinco puntos y queda en 53%.

El apoyo hacia el gobierno también cayó a 36%, con 58% de rechazo, y respecto de las áreas de gestión, se destaca la de Relaciones Internacionales, que obtiene una evaluación positiva de 69%.

Ante la pregunta sobre si la ciudadanía se identifica más con el gobierno o con la oposición, la administración Bachelet obtiene 45% y la derecha chilena sólo 25%, en tanto la Alianza derechista alcanza un nivel de rechazo del 69%.

Sebastián Dávalos y su espona Natalia Compagnon renunciaron a su militancia en el Partido Socialista (PS) debido al polémico negocio inmobiliario por el que están siendo investigados por la Justicia y el primero renunció al cargo que tenía en el gobierno.

El PS había abierto una investigación sobre el negocio inmobiliario realizado por la empresa Caval, perteneciente en 50 por ciento a Compagnon y en la que Dávalos trabajó hasta que su madre inició su segundo mandato, hace un año.

El 16 de diciembre de 2013, un día después de que Bachelet se consagrara presidenta de Chile en segunda vuelta, Compagnon obtuvo del Banco de Chile (privado) un préstamo por 10,4 millones de dólares para la compra de unos terrenos rurales en el municipio Machalí, próximo a Santiago.

La operación había sido pactada el mes anterior por el dueño y vicepresidente del banco, Andrónico Luksic, y Dávalos, que entonces era gerente de operaciones de Caval.

Dado que Caval tenía un capital inferior a 10.000 dólares, que los terrenos adquiridos con el crédito estaban a punto de ser recalificados para uso urbano y que luego fueron vendidos por un precio significativamente mayor al de su compra, se sospecha que hubo uso de información privilegiada y tráfico de influencias.

Dávalos renunció el 13 de febrero pasado a su cargo de director sociocultural de la Presidencia, pidió disculpas públicas a su madre y al gobierno de Chile por el daño causado, pero aseguró que no cometió “ilícito alguno ni delito”.

Bachelet confesó que vivió “momentos difíciles y dolorosos” por el escándalo, pero aseguró que quería enfrentarlo “con claridad y con decisión”.

TELAM

Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 12:50
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 12:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"