La “superbacteria” que mata pacientes en Los Angeles

Un poderoso brote está siendo estudiado en Estados Unidos. Aparece en contacto con instrumento médico difícil de limpiar y que usan unas 500.000 personas.

El brote de una "superbacteria" sospechosa de la muerte de dos pacientes en Los Ángeles plantea preguntas incómodas sobre el diseño de un instrumento médico difícil de limpiar que se utiliza en más de medio millón de personas en Estados Unidos cada año.

Entre las siete personas infectadas por el brote de una "superbacteria" relacionada con instrumentos médicos en el hospital de Los Ángeles hay un estudiante de 18 años que estuvo casi tres meses en el hospital y se encuentra en estado grave, señaló su abogado el jueves.

El joven está luchando por no convertirse en el tercer infectado en el Centro Médico Ronald Reagan de UCLA que muere por la enfermedad, dijo su abogado Kevin Boyle.

El chico entró en el hospital para un procedimiento que implicaba utilizar un endoscopio para examinar su páncreas.

"Lo estaban mirando, intentando ver cuál era el problema", dijo Boyle. "Antes no tenía ningún problema que amenazara su vida como le ocurre ahora".

Al menos siete personas —dos de las cuales murieron— se han visto infectadas por una cepa potencialmente letal y resistente a los antibióticos de una bacteria conocida como enterobacteria resistente a los carbapenémicos (CRE), después de haber sido sometidos a procedimientos endoscópicos similares. Más de 170 pacientes podrían haberse visto también expuestos a la cepa, según responsables del hospital.

Boyle declinó dar el nombre del joven o decir a qué escuela asiste, pero dijo que en un momento dado pasó 83 días en el hospital y fue dado de alta, pero recientemente recayó y ahora está hospitalizado.

"Después del procedimiento se le dio de alta. Después enfermó, y cuando le estudiaron y se dieron cuenta de que tenía la bacteria CRE, rápidamente ataron cabos", dijo.

La familia no culpa a UCLA, señaló el letrado, pero está considerando demandar al fabricante del endoscopio.

Ese instrumento, difícil de limpiar y que se emplea en más de medio millón de personas cada año en Estados Unidos, se ha convertido en el centro de la investigación sobre el brote.

Las infecciones pudieron transmitirse a través de dos endoscopios contaminados empleados para el diagnóstico y tratamiento de problemas pancreáticos y del ducto biliar, señaló la UCLA.

Se halló que los dos endoscopios tenían infecciones de CRE "incrustadas" pese a que habían sido esterilizados de acuerdo con las instrucciones del fabricante, señaló Robert Cherry, jefe médico y funcionario de calidad del Sistema de Salud de UCLA. Otros cinco instrumentos estaban desinfectados.

El centro retiró de inmediato los instrumentos médicos contaminados a los que se atribuye el brote y adoptó técnicas de esterilización más severas, según responsables de la clínica.

Se han reportado infecciones de CRE en hospitales de todo el país, y algunas han sido vinculadas con el tipo de endoscopio empleado en la clínica de la UCLA. El duodenoscopio es un tubo delgado y flexible de fibra óptica que se introduce por el esófago para que el médico pueda examinar el duodeno. Por lo general cuenta con una luz y una diminuta cámara.

El fabricante de los dispositivos, Olympus Corp. Americas, es una rama de la japonesa Olympus Corp. En un comunicado, la firma dijo que hace hincapié en una meticulosa esterilización de sus instrumentos. La empresa dijo que proporcionaría nuevas instrucciones sobre el uso de los endoscopios y que está trabajando con las autoridades federales en el problema de las infecciones.

El jueves, la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) emitió una advertencia en la que indica a los médicos que, aunque sigan las instrucciones de desinfección indicadas por los fabricantes, los instrumentos pueden retener gérmenes infecciosos. El diseño complejo y sus partes diminutas pueden dificultar notablemente la desinfección, de acuerdo con la advertencia.

La FDA recibió 75 informes sobre 135 pacientes en Estados Unidos que podrían haber sufrido infecciones por endoscopios contaminados entre enero de 2013 y diciembre de 2014.

En un comunicado, el Departamento dijo que trata de determinar qué más puede hacerse para reducir tales infecciones. Pero agregó que el retirar el instrumento del mercado privaría a cientos de miles de pacientes de "este procedimiento benéfico y que con frecuencia salva vidas".

Fuente. Herald y AP. 

Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 22:47
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 22:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"