Putin dice que no hay solución militar para Ucrania

En Hungría, el presidente ruso fue recibido con gran pompa y fuertes medidas de seguridad, y habló del problema con los ucranianos.

Mientras el alto el fuego acordado en Ucrania amenaza con fracasar, el presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró hoy en la capital húngara, Budapest, que "no hay una solución militar" para el conflicto en ese país.

A su llegada a Hungría, donde fue recibido con gran pompa y fuertes medidas de seguridad, el mandatario ruso desdramatizó los combates en torno a la ciudad de Debaltsevo, en el este de Ucrania, que tienen lugar a pesar de la tregua acordada.

"Hubo algunos enfrentamientos", dijo. Esos combates son "previsibles y entendibles", sostuvo en una rueda de prensa conjunta con el jefe de gobierno húngaro, Viktor Orban. "Los oficiales ucranianos no deberían impedir que sus soldados depongan las armas". Entonces la tregua tendría continuidad, añadió.

En general, sostuvo, los combates en el este de Ucrania se redujeron. Putin acusó además a Occidente de estar suministrando armas a Ucrania y afirmó que Rusia dispone de informaciones que lo demuestran.

Por su parte, Orkan subrayó la buena cooperación económica con Rusia. "Las sanciones (de la Unión Europea) contra Rusia son dañinas, pero las respeto", dijo el primer ministro húngaro.

Funcionarios húngaros y rusos firmaron cinco acuerdos bilaterales. Sin embargo, no se acordó un nuevo contrato de suministro de gas ya que se extenderá el acuerdo actual, que expira este año, declararon Orban y Putin.

El presidente ruso llegó a Budapest con una delegación de más de 100 miembros, entre ellos el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, el ministro de Energía, Alexander Nowak, el director ejecutivo de Gazprom, Alexei Miller, y el jefe de Rosatom, Sergei Kiriyenko.

Ambas partes acordaron la instrucción de ingenieros nucleares húngaros en Rusia. Rosatom construirá dos nuevos reactores en los próximos años en Hungría y por su parte, Moscú otorgará a Hungría un préstamo de diez millones de euros.

El suministro de energía en Hungría depende fuertemente del gas natural ruso. El actual contrato con la empresa estatal rusa Gazprom, la la mayor compañía de gas natural del mundo, expira este año. Ambas partes acordaron, sin embargo, que Hungría todavía podrá hacer uso de los volúmenes del presente tratado que aún no ha sido utilizado.

La oposición en Hungría criticó la visita del jefe del Kremlin. "La independencia de Hungría no es una cuestión de los costos de la energía doméstica", dijo el portavoz de Energía del Partido Socialista (MSZP), Bertalan Toth.

Unas 2.000 personas se manifestaron en Budapest contra la visita de Putin.

En tanto, los separatistas prorrusos se hicieron hoy con el control casi total de la ciudad de Debaltsevo, nudo de comunicaciones entre Donetsk y Lugansk en el este de Ucrania, según informaron los rebeldes y confirmó el gobierno, en medio de acusaciones cruzadas sobre violación de la tregua.

"Sólo faltan un par de barrios para tener la ciudad totalmente bajo control", dijo el portavoz separatista Eduard Bassurin hoy en Donetsk, que estimó el control rebelde de la ciudad en "hasta el 80 por ciento".

Añadió que los combates dejaron "muchos muertos" y que los rebeldes tomaron a más de 300 soldados enemigos como prisioneros. Las fuerzas rebeldes están peinando la ciudad en busca de más soldados fieles al gobierno. Según los rebeldes, miles de soldados ucranianos estaban allí rodeados desde los últimos días, algo que Kiev negó.

"Los combates callejeros continúan", informó por su parte el Ministerio de Defensa en Kiev. Los insurgentes emplearon artillería y tanques. Las unidades fieles al gobierno se están reagrupando para intentan frenar a los rebeldes, señaló el portavoz militar Anatoliy Stelmaj.

El jefe de la policía de Donetsk, Viacheslav Abroskin, había informado también que Deblatsevo estaba siendo bombardeado por los separatistas.

Los combates en Debaltsevo violaron el alto el fuego acordado en Minsk y vigente desde las 00:00 horas del domingo en la zona del Donbás. Según esas negociaciones, hoy tenía que haber comenzado la retirada de las armas pesadas de la zona, algo que no parece estar cumpliéndose, en medio de acusaciones mutuas.

"De parte de los rebeldes no hay tregua, o sea que no se cumplen las condiciones", argumentó el portavoz militar Andrei Lyssenko desde Kiev. Según dijo, el Ejército está dispuesto a crear una zona tapón, pero sus posiciones "son atacadas constantemente".

Sin embargo, los rebeldes argumentan que Debaltsevo no forma parte de los acuerdos. El líder separatista Alexander Zajarchenko dijo que el avance se produce en consonancia con los acuerdos de Minsk. "Según el acuerdo, los combatientes ilegales deben abandonar la zona del Donbás. Ahora, las unidades del gobierno no pueden entrar en nuestro territorio y nosotros estamos desarmando a esos grupos", señaló.

El líder separatista de Lugansk, Igor Plotnizki, dijo a la agencia Tass que sus tropas empezaron a retirar armas pesadas, algo que no fue confirmado oficialmente.

Mientras, la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvo una conversación telefónica con los presidentes de Rusia y Ucrania en la que acordó "pasos concretos" para que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) supervise el alto el fuego en el este de Ucrania, concretamente en Debaltsevo, informó hoy el gobierno en Berlín sin dar detalles.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 20:25
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 20:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"