Irán: La AMIA no se trata en negociaciones nucleares

“Las negociaciones nucleares tienen un marco muy claro, se trata del programa atómico iraní y cualquier otro tema es irrelevante”, aclararon.

El gobierno iraní dejó hoy claro que la investigación del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires no forma parte de las negociaciones nucleares actualmente en curso.

"Las negociaciones nucleares tienen un marco muy claro, se trata del programa atómico iraní y cualquier otro tema es irrelevante", dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores, Marsieh Afcham.

El gobierno argentino solicitó el martes a Estados Unidos que incluya en sus negociaciones nucleares con Irán el caso del atentado a la AMIA de 1994 en Buenos Aires, que dejó 85 muertos.

Según la portavoz iraní, las discusiones respecto al caso AMIA son una cuestión interna de Argentina y no debe haber ninguna injerencia extranjera. En lo que respecta a Irán, el país ya condenó el atentado y está dispuesto a seguir colaborando con las autoridades argentinas para el esclarecimiento de lo ocurrido, agregó Afcham durante una rueda de prensa.

Previamente la portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Jen Psaki, afirmó no tener conocimiento de que Estados Unidos tenga planes de incluir en sus negociaciones nucleares con Irán el ataque a la mutual judía. Estados Unidos y la comunidad internacional trabajaron durante más de 20 años con el gobierno argentino y las víctimas del atentado "en la búsqueda de justicia", dijo Psaki.

En diciembre de 1999, la Corte Suprema de Justicia argentina ratificó la responsabilidad en el atentado del grupo Yihad Islámica, identificado como brazo armado del grupo armado libanés Hizbolá. La pista más firme en la investigación sobre los autores del ataque a la AMIA apuntaba hacia altos funcionarios del gobierno de Irán, país que apoya financiera y militarmente a Hizbolá.

La Justicia argentina acusó de ser los ideólogos del atentado a siete ex funcionarios iraníes, entre ellos al ex presidente Ali Rafsanyani y al ex agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires Mohsen Rabbani, además de a un libanés sospechoso de pertenecer a Hizbolá. Además, pidió a Interpol su captura internacional, aunque hasta ahora sin éxito.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner firmó en 2013 un acuerdo con el gobierno de Irán con el objetivo de esclarecer el atentado, que fue aprobado por el Parlamento argentino pero no así en Irán.

El fiscal Alberto Nisman denunció a mediados de enero a Fernández de Kirchner por "fabricar la inocencia" de los acusados y dijo que la finalidad real del acuerdo con Teherán había sido desvincular a los iraníes de la responsabilidad por el atentado para acercarse geopolíticamente al país persa a cambio de contraprestaciones como el intercambio de petróleo por granos y la venta de armas al régimen iraní.

Nisman, que investigaba el atentado desde 2004, apareció muerto pocos días después de denunciar públicamente a Fernández Kirchner, en circunstancias todavía no aclaradas. El viernes pasado la Justicia argentina imputó a la presidenta del país a raíz de la denuncia por presunto encubrimiento en el atentado a la AMIA.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 20:40
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 20:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"