Humala cambió a cinco ministros cuestionados por la oposición

 El presidente de Perú cayó a su más bajo nivel de aprobación (22 por ciento, según la encuesta de la firma Ipsos-Apoyo divulgada este fin de semana) por varios casos que tomaron estado público en las últimas semanas.

El presidente de Perú, Ollanta Humala, cambió a cinco ministros cuestionados por diversos motivos en las últimas semanas, con el objeto de destrabar la relación con parte de la oposición, que había reclamado modificaciones en el gabinete como condición para asistir al diálogo político convocado por el gobierno.

Los ministros que juraron son el ex fiscal general José Pérez Guadalupe en Interior (reemplaza a Daniel Urresti), Fredy Otárola en Justicia (por Daniel Figallo), Daniel Maurate en Trabajo (por Otárola), Rosa Ortiz Ríos en Energía y Minas (por Eleodoro Mayorga), y Marcela Hauita en el Ministerio de la Mujer (por Carmen Omonte).

Los retoques en el equipo gubernamental habían sido anticipados como inminentes por la prensa local durante toda la jornada, después de que el Partido Aprista Peruano (PAP) del ex presidente Alan García y el fujimorista Fuerza Popular -el más numeroso en el Congreso unicameral- aseguraran ayer que tenían las firmas suficientes para presentar en el parlamento una moción de censura al gabinete que encabeza la primera ministra Ana Jara.

Precisamente el PAP y Fuerza Popular son los dos partidos que no asistieron la semana pasada al diálogo político convocado por Humala, pues exigían como condición para concurrir la renuncia de Jara.

El gobierno de Humala cayó a su más bajo nivel de aprobación (22 por ciento, según la encuesta de la firma Ipsos-Apoyo divulgada este fin de semana) por varios casos que tomaron estado público en las últimas semanas.

Uno es el del supuesto espionaje a varios dirigentes opositores -entre ellos García- e incluso a la vicepresidenta Marisol Espinoza, lo que llevó a Humala a anunciar la semana pasada el cierre temporario de la Dirección Nacional de Inteligencia (Dini) y su reestructuración.

Otro es el de la derogación, a fines del mes pasado, de una polémica ley laboral para jóvenes apenas 45 días después de que fuera promulgada, debido a las críticas y a las manifestaciones públicas de protesta que había generado.

También influye el caso de Martín Belaúnde, quien fue asesor de campaña de Humala en 2006 y huyó a Bolivia mientras la justicia peruana lo reclama para que afronte acusaciones de corrupción.

A ello se sumaron las recientes denuncias por presunto lavado de activos contra la primera dama y presidenta del Partido Nacionalista Peruano (PNP) gobernante, Nadine Heredia, cuyos abogados presentaron hoy un recurso de hábeas corpus con el objeto de dejar sin efecto la investigación que le inició el Ministerio Público.

Paralelamente, varios de los ministros eran cuestionados por diversos motivos: a Figallo se lo relacionó con Belaúnde; a Omonte se le imputó haber evadido el pago de beneficios laborales de una empleada doméstica, y a Urresti se le objetó el tono de su cotidiana polémica con la oposición a través de la red social Twitter.

Ayer, Urresti pidió públicamente "perdón" por haber dicho que la policía no había utilizado armas de fuego en la represión de una protesta contra la petrolera Pluspetrol, la semana pasada en Pichanaki, en el departamento Junín, pese a que una persona que murió y varios de los 75 heridos presentaban heridas de bala, según testigos y fuentes de los hospitales donde fueron atendidos.

En tanto, Mayorga -enviado por Jara junto a Figallo para dialogar con los pobladores locales- aseguró que Pluspetrol se retiraría "en tres días" de la región, lo cual fue desmentido varios días después por la empresa, que aseguró que no había recibido "ninguna comunicación" ni "observación alguna" del gobierno.

TELAM

Opiniones (0)
21 de mayo de 2018 | 08:13
1
ERROR
21 de mayo de 2018 | 08:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"