¿Cómo robaron US$1.000 millones a bancos vía Internet?

Más de 100 bancos fueron robados en 30 países en los últimos dos años bajo una modalidad que manipuló incluso los cajeros.

Más de 100 bancos, instituciones bancarias y sistemas de pago en línea a nivel mundial fueron víctimas de un "robo cibernético sin precedentes", dice un informe realizado por la firma de software de seguridad rusa Kaspersky Lab y publicado este lunes. Kaspersky Lab estima que en estos ataques se robaron US$1.000 millones.

La empresa especializada en programas y aplicaciones antivirus nombró la operación Carbanak, y asegura que, aunque comenzó en 2013, sigue en marcha.

El presunto responsable es una banda de criminales cibernéticos con miembros de Rusia, Ucrania y China, de acuerdo a la investigación, en la que también colaboraron la Organización Internacional de Policía Criminal, Interpol, y la Oficina Europea de Policía, Europol.

Según la información hecha pública, los atracos tuvieron lugar en firmas financieras de 30 países, entre estos, Rusia, Estados Unidos, Alemania, China, Ucrania y Canadá.
Aunque Kaspersky Lab señaló que no revelerá el nombre de estas instituciones para no violar el acuerdo de confidencialidad con ellas.

"Estos ataques vuelven a poner de relieve que estos criminales explotan cualquier tipo de vulnerabilidad de los sistemas", dijo Sanjay Virmani, el director del centro de crimen digital de Interpol, ante la noticia.

CORREOS ELECTRÓNICOS “INOFENSIVOS”

Kaspersky Lab subrayó en su informe que los métodos usados por la banda suponen una "nueva etapa" en el robo cibernético.

"Los atracadores robaron dinero directamente de los bancos y no de sus clientes".
De acuerdo a la investigación, la banda infectó con malware o código maligno las computadoras de los empleados de las instituciones bancarias.

La forma en la que lo hizo fue muy sencilla, tal como le contó el investigador de Kaspersky David Emm al programa Newsday de la BBC: los hackers enviaron correos electrónicos que parecían provenir de una fuente fiable; por ejemplo, el gerente del propio banco.

Cada email contenía un archivo adjunto, aparentemente inofensivo pero que contenía código malicioso.

Y cuando un trabajador de la entidad hacía clic en el archivo en cuestión se descargaba en su computadora un troyano, un virus informático que se presenta al usuario como un programa aparentemente legítimo e inofensivo.

Una vez en el ordenador, este se propagaba por la red interna de las compañías, hasta conseguir controlar las cámaras de vigilancia.

Con estas bajo control, pudieron ver y grabar todo lo que ocurría en las pantallas de los ordenadores de los trabajadores. Y así conocer las claves y detalles de las operaciones bancarias. Leé más en BBC Mundo desde aquí.

Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 22:48
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 22:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"