Obama condena asesinato de tres musulmanes en Carolina del Norte

"En Estados Unidos nadie debería ser agredido jamás por ser lo que es, por su apariencia o por sus creencias", declaró el mandatario.

 El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó el asesinato de tres estudiantes musulmanes cometido hace dos días por un ciudadano norteamericano en el estado de Carolina del Norte, y cuyos motivos aún se desconocen pero que encendió las alarmas sobre los ataques basados en el odio religioso.

En un comunicado difundido por la Casa Blanca, Obama calificó el hecho como "brutal y atroz" y destacó que el FBI está investigando el asesinato de los tres jóvenes musulmanes, ocurrido el miércoles pasado en la localidad de Chapel Hill, sureste de Estados Unidos.

"En Estados Unidos nadie debería ser agredido jamás por ser lo que es, por su apariencia o por sus creencias", declaró el mandatario, en su primera declaración sobre el triple crímen, cuyos motivos aún no están claros.

La Policía no determinó todavía si las víctimas -Deah Shaddy Barakat, de 23 años; su esposa Yusor Abu-Salha, de 21, y la hermana de ésta, Razan Abu-Salha, de 19- fueron asesinadas de un disparo en la cabeza por su religión o tras una disputa de vecinos.

El asesino, vecino del matrimonio musulmán e identificado como Craig Stephen Hicks, de 46 años, se entregó a las autoridades después del ataque.

La Policía dijo que los primeros indicios apuntan a que el tiroteo, en un tranquilo complejo residencial en los alrededores de la Universidad de Carolina del Norte, se originó en una "disputa entre vecinos sobre el espacio del estacionamiento", pero también va a investigar si pudo estar motivado por razones antirreligiosas.

Si bien aún no está claro, el hecho de que Hicks hubiese publicado mensajes antirreligiosos en Internet disparó el temor a que pueda tratarse de un crimen de odio de credo.

El caso generó repercusiones en todo el mundo islámico y el Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses (CAIR por sus siglas en inglés) llamó inmediatamente a investigar las especulaciones de que hubo un trasfondo antiislámico.

Ayer, la institución Al Azhar, la más prestigiosa del Islam sunnita, condenó los asesinatos cometidos por un "terrorista estadounidense empujado por el racismo y la islamofobia".

Pero hoy, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, urgió a Obama a pronunciarse sobre el reciente asesinato y advirtió que si guarda silencio sobre el tema "el mundo guardará silencio" hacia él, informó la agencia de noticias EFE.

"Quiero tratar un asunto que no puedo evitar, ya que estoy cerca de Estados Unidos. En Carolina del Norte tres musulmanes han sido asesinados", dijo Erdogan en Ciudad de México en un mensaje a la prensa, tras una reunión con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Ni Obama, ni el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, ni el secretario de Estado, John Kerry, no habían hecho hasta entonces declaración alguna al respecto.

"Esto es significativo", afirmó Erdogan y horas después, la Casa Blanca emitió el comunicado en el que Obama destacó que "nadie en Estados Unidos debe ser blanco de ataques por ser quienes son, por su aspecto o su religión".

"Michelle y yo ofrecemos nuestras condolencias a los seres queridos de las víctimas", agregó el mandatario.

Ayer, unas 5.000 personas asistieron a los funerales de los estudiantes.

"Tal como hemos visto con la presencia de tantas personas en los funerales de estos jóvenes estadounidenses, formamos una sola familia estadounidense", concluyó Obama.

Hicks, que no tenía antecedentes delictivos, está acusado de asesinato y puede ser condenado a la pena capital o a cadena perpetua.

TELAM

Opiniones (0)
25 de junio de 2018 | 17:16
1
ERROR
25 de junio de 2018 | 17:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"