Cauteloso optimismo de arreglo entre Grecia y acreedores

Los mercados reaccionaron positivamente ante un acercamiento entre el gobierno heleno y bonistas europeos, pero aún faltan muchos escollos por resolver.

Señales de que Grecia y sus acreedores europeos están dispuestos a alcanzar un compromiso impulsaron a los mercados de acciones locales y europeos ante la posibilidad de que se alcance un acuerdo que salve al país de la bancarrota. No obstante, se espera que pase tiempo antes de lograrse cualquier acuerdo y ambas partes demandarán concesiones a la otra.

Luego de una semana turbulenta en la que inversionistas temieron que las peticiones de Atenas para modificar las condiciones de su rescate provocaría un estancamiento que sacara a Grecia de la zona euro, los mercados recibieron una señal de confianza con las promesas de los líderes.

El índice bursátil principal en Atenas subió casi el 5% mientras que el Stoxx 50 que reúne a economías de la zona euro subió 1%. "Creo que hay voluntad para un arreglo", dijo el principal asesor del gobierno griego, Nikos Pappas, en una entrevista radiofónica.

Se desconoce cuánto tiempo llevará lograr ese acuerdo aunque Grecia necesita que para el 28 de febrero se haya llegado a algún convenio, ya que en esa fecha expira el programa de rescate. Sin apoyo enfrenta la posibilidad de la bancarrota y su salida del euro, un escenario que ninguna de las partes desea.

El nuevo primer ministro griego Alexis Tsipras sostuvo sus primeras negociaciones con líderes de la Unión Europea y ministros de finanzas esta semana y mantuvo su posición de que los términos del rescate deben renegociarse.

Jeroen Dijsselbloem, director del Eurogrupo de ministros de finanzas, encabezará una nueva reunión el lunes. Accedió a reiniciar discusiones técnicas entre Grecia y sus acreedores pero advirtió que no será sencillo alcanzar una solución que complazca a todos.

"Sigue siendo muy complicado porque siempre está el caso de que sólo puedes gastar si tienes dinero, ellos quieren mucho pero tienen poco dinero, eso es un problema grande para Grecia", dijo.

Alemania también descartó que se llegue a un acuerdo pronto: "Es obvio que las pláticas han sido difíciles pero estamos muy interesados en lograr una solución", dijo el ministro alemán de Finanzas, Martin Jaeger.

El nuevo gobierno griego desea un acuerdo "puente" de corto plazo con los acreedores europeos y un arreglo de largo plazo con términos de pago más flexibles para este mismo año. Alemania y otros líderes insisten en que Tsipras debe comprometerse con el actual programa.

Los acreedores de la eurozona se han resistido a sentar un precedente para otros países que incurran en dificultades financieras. Asimismo, los 240.000 millones de euros que recibe Grecia provienen de los contribuyentes en otros países.

"Que nadie se engañe con la dramatización que se ha hecho en Europa esta semana, es probable que se alcance un acuerdo pero será parecido a un vino viejo en una nueva botella", dijo Megan Greene, economista en jefe en Manejo de activos Manulife.

"Los dos bandos llegarán a un acuerdo de término medio", dijo. Eso podría consistir en financiamiento limitado para Grecia en los próximos meses a cambio de medidas acordadas entre el país y sus acreedores, como reformas institucionales y persecución a la evasión fiscal.

Fuente: The Associated Press

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 19:07
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 19:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"