Francia, Alemania y Rusia buscan la paz en Ucrania

La canciller alemana y los presidentes de Francia, Rusia y Ucrania -Angela Merkel, Francois Hollande, Vladimir Putin y Petro Poroshenko- se reunieron tras alguna demora en el Palacio de la Independencia de Minsk.

Tras largas horas de sesión, cuatro mandatarios europeos empezaron a redactar  un documento final en las cruciales negociaciones de Minsk, que esperan pueda brindar una salida diplomática al conflicto entre Kiev y los insurgentes de las provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk, al Este.

La canciller alemana y los presidentes de Francia, Rusia y Ucrania -Angela Merkel, Francois Hollande, Vladimir Putin y Petro Poroshenko- se reunieron tras alguna demora en el Palacio de la Independencia de Minsk, al que llegaron poco después de las 20:00 hora local (14:00 hora argentina).

Hollande, Merkel y Poroshenko habían mantenido un encuentro previo, informó la agencia DPA.

Los "cuatro de Normandía", como los define la agencia de noticias rusa TASS, fueron recibidos por el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, quien les dio la bienvenida ante casi 500 periodistas.

Sin hacer declaraciones, iniciaron sus deliberaciones a sala cerrada durante dos horas, salieron para una sesión de fotos y volvieron a encerrarse en la sala de sesiones en un formato ampliado para redactar un documento final.

En la segunda rueda de conversaciones de los cuatro mandatarios se sumaron el ministro ruso de relaciones exteriores, Sergei Lavrov, el viceministro, Georgi Karasin, el segundo jefe de la administración rusa y portavoz presidencial, Dimitri Peskov, y el edecán de Putin, Yuri Ushakov.

Las conversaciones ese dan en paralelo con otras, que involucran los beligerantes, junto a la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Según el ministro de relaciones exteriores de Bielorrusia, Vladímir Makéi, la declaración está siendo estudiada tanto por los mandatarios, como por los insurgentes que están reunidos en esa sesión aparte.

"Para lograr un resultado positivo el documento requiere la aprobación de todos los participantes", dijo Makéi.

El otro cónclave, el del "Grupo de Contacto" , empezó a sesionar a las 20:30.

Lo integran, por las Repúblicas Democráticas de Donetsk y de Lugansk (RPD y RPL), Denis Pushilin y Vladislav Deinego; por Kiev, el ex presidente ucraniano Leonid Kuchma, por Rusia, su embajador en Ucrania, Mijaíl Zurabov, y por OSCE, Heidi Tagliavini.

Si bien las distintas partes empiezan desde posiciones antagónicas, todos entienden la urgencia de resolver el problema de tal modo que no termine en una guerra total si Estados Unidos, como sugirió el presidente Obama, decide entregarle "armas letales" a Kiev, lo que Rusia ya advirtió que provocará una reacción defensiva de su parte.

Ante los riesgos que abrió esa perspectiva cuando Washington, la semana pasada, la esbozó por primera vez, Merkel y Hollande, en una gira diplomática relámpago, lograron organizar el encuentro de jefes de Estado que empezó hoy.

También el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, informó a través de su portavoz, Stephane Dujarric, su esperanza en que Alemania, Francia, Rusia y Ucrania (conocidos como los "cuatro de Normandía") logren asegurar el fin de las acciones militares en el sudeste de Ucrania, informó la agencia TASS.

Desde Nueva York, Dujarric indicó que la ONU apostaba a un resultado positivo, y desearía ver el fin de las hostilidades y el logro de un acuerdo que todas las partes firmantes realmente cumplan.

En tanto, llegaron también de forma sorpresiva a Minsk los líderes separatistas Igor Plonitzki y Alexander Sajarchenko, y en caso de que las negociaciones resultaran exitosas, ambos estarían dispuestos a firmar un acuerdo, dijo en Donetsk el portavoz de los separatistas, Andrei Purgin, a la agencia DPA.

Será muy arduo el camino hasta llegar allí. Las autoridades en Kiev rechazan un diálogo directo con los rebeldes y los calificaron en reiteradas oportunidades de terroristas. Y a su vez, según informó TASS, Dennis Pushilin planteó que el conflicto solo se podría resolver si Ucrania mantiene su status no alineado.

La coalición de neoliberales y ultraderechistas (muchos con fuertes trazos y vínculo histórico con el nazismo) que se instaló en el gobierno de Kiev tras el derrocamiento de Víctor Yanúkovich un año atrás es vigorosamente proestadounidense, y Pushilin expresó una condición que no parece sencillo lograr que admita.

No facilita esta propuesta el que -según anunció hoy el general estadounidense Frederick Hodges, comandante de las tropas de Estados Unidos en Europa- Washington esté por entrenar en marzo tres batallones del Ministerio del Interior ucraniano.

Los entrenamientos tendrán lugar en la étnicamente desgarrada localidad de Lviv, próxima a Polonia (de la cual dependió durante el período de entreguerras), corazón de la revuelta contra Yanúkovich, y núcleo del sentimiento prooccidental en Ucrania (proalemán en 1919 y 1940, proestadounidense desde 1945).

En la localidad de Szczecin (antigua Stettin), Hodges explicó a la agencia polaca PAP, citada por DPA, que el entrenamiento se centrará en aspectos de "defensa ante intentos rusos de interrumpir la comunicación ucraniana".

La tensión genera equívocos tragicómicos: ayer, la versión en inglés de la cadena estadounidense CNN llegó a escribir en un efímero zócalo -que la agencia de noticias de los separatistas, DAN, difundió profusamente- que Estados Unidos podría pertrechar las fuerzas "Pro-US" (proestadounidenses) de Ucrania.

TELAM

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 05:36
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 05:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"