Obama presenta un presupuesto récord rechazado por republicanos

Algunos comentaristas señalaron que esta vez el presidente quiso fijar los temas de cara a la próxima campaña electoral, en la que ya no se presentará.

 Con el mayor presupuesto estatal en la historia del país, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quiere aflojar la rígida política de ahorro de los últimos años, según dio a conocer hoy en Washington.

Los recortes sin sentido de los años anteriores deben suprimirse, sostuvo. Además, su propuesta de presupuesto prevé ayudar a la clase media con exenciones impositivas e invertir casi medio billón de dólares en infraestructuras como calles y puentes.

A cambio, grandes consorcios y los sueldos más altos deberán pagar más impuestos.

El presupuesto "es un proyecto amplio para el éxito de Estados Unidos en la nueva economía global", afirmó hoy Obama en Washington. "Debemos tomar algunas decisiones fundamentales acerca de qué tipo de país queremos ser", añadió.

"¿Aceptaremos una economía en la que sólo a algunos de nosotros les va espectacularmente bien, o construiremos una economía donde cualquiera que trabaje duro tiene la oportunidad de avanzar?", se preguntó durante un discurso en el Departamento de Seguridad Interior.

"Nos podemos permitir estas inversiones y al mismo tiempo seguir siendo financieramente responsables", dijo Obama. "Más bien sería un gran error evitar estas inversiones".

El presidente subrayó que el déficit se redujo desde su asunción en 2009 en unos dos tercios. "Sólo tenemos que ser más inteligentes para poder pagar nuestras prioridades".

La propuesta de la Casa Blanca no es vinculante, ya que el presupuesto es establecido en el Congreso.

Algunos comentaristas señalaron que esta vez el presidente quiso fijar los temas de cara a la próxima campaña electoral, en la que ya no se presentará.

El plan presentado hoy vale para el año fiscal 2016, que se extiende desde octubre próximo hasta septiembre de 2016. Prevé gastos de casi cuatro billones de dólares, tanto como nunca antes en la historia estadounidense. Eso son 240.000 millones más que el año anterior.

El déficit ascendería entonces a los 474.000 millones de dólares y se ampliaría sólo ligeramente. Entre otras cosas, Obama pretende conseguir nuevos ingresos evitando fugas impositivas de grandes consorcios estadounidenses que hacen sus ganancias en el exterior.

A largo plazo, el plan del presidente prevé unos 5,6 billones de nuevas deudas en los próximos diez años. El déficit y el endeudamiento en relación con el Producto Bruto Interno permanecerían entonces aproximadamente en el mismo nivel que hoy.

Los republicanos, que tienen la mayoría en ambas Cámaras, consideraron que el prespuesto de la Casa Blanca ya "nació muerto". Sobre todo rechazan los nuevos impuestos para empresas y ciudadanos acaudalados.

El republicano Hal Rogers criticó el "irresponsable" proyecto de presupuesto de Obama y su "larga lista de gastos adicionales".

"Al igual que hizo en su pedido de presupuesto del año pasado, el presidente está pidiendo miles de millones en gastos adicionales sin una forma de realista de pagar por ello", dijo Rogers. "La Casa Blanca sabe que su propuesta de aumento de impuestos y otros trucos presupuestarios nunca entrarán en vigor y está jugando un irresponsable juego de estafa con el presupuesto federal".

Los economistas consideran que la deuda de Estados Unidos de casi 18 billones de dólares es sostenible, pero advierten de grandes problemas financieros debido al aumento de la edad de la población y reclaman que sean reformados los programas sociales.

DPA

Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 13:11
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 13:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"