¿Fin del misterio de las niñas colombianas desmayadas?

Entre junio y octubre del año pasado más de 600 niñas experimentaron misteriosos desmayos y otros síntomas en una zona de la costa caribe colombiana. ¿Qué les ocurrió realmente?

Luego de más seis meses de investigaciones, numerosas pruebas clínicas, análisis de laboratorio y trabajo de campo, el Instituto Nacional de Salud de Colombia cree haber resuelto el misterio de los desmayos que sufrieron unas 600 niñas en el municipio Carmen de Bolívar.

Pero a las familias de las menores atendidas en la vecindad del Caribe colombiano entre junio y octubre del año pasado por causa de los misteriosos desmayos, probablemente les va a costar aceptar la explicación de las autoridades.

Colombianas desmayadas


El INS no encontró relación alguna entre los problemas reportados por las niñas –que también incluían taquicardia, dificultad para respirar y hormigueo o pérdida de sensibilidad en brazos y piernas– y la aplicación vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH), como inicialmente se había especulado.

Y tampoco encontró evidencia de algún tipo de intoxicación por alimentos, el aire o el agua.

Por no encontrar, la institución no encontró siquiera evidencia de problemas físicos reales en la gran mayoría de las menores afectadas.

Sugestión colectiva

"En la gran mayoría de los casos no hay una enfermedad orgánica de base que explique los síntomas, por lo tanto creemos que la mayoría de los casos corresponden a lo que llamamos un evento sociógeno masivo", explicó este jueves el director del INS, Dr. Humberto de la Hoz, al presentar oficialmente el estudio a la prensa.

Es decir, se trataría finalmente de un episodio de sugestión colectiva desencadenado en parte "por la percepción exagerada del riesgo relacionado con haber sido expuestas (a la vacuna)".

"Una vez se generalizó que la vacuna podía ser la causa de la enfermedad de las primeras 20, 25 niñas que tuvieron el evento, otras niñas pudieron empezar a sentirse en un riesgo exagerado de desarrollar alguna enfermedad similar", explicó De la Hoz.

"Y a través de la observación, porque esto se presentó agregado en colegios, se fue generalizando el fenómeno", argumentó el funcionario, quien detalló que para llegar a esas conclusiones se había analizado la procedencia y manejo de las vacunas aplicadas en la zona, revisado el historial clínico de las afectadas y realizado numerosos exámenes clínicos a las pequeñas además de exámenes de laboratorio a muestras de alimentos y agua.

"Insultados"

"Las principales conclusiones del estudio, sin embargo, ya habían sido adelantadas por varios medios colombianos a inicios de año.

Y en ese momento no fueron bien recibidas ni por las autoridades locales ni los padres de las menores, quienes en algunos casos reaccionaron insultados.

Colombianas desmayadas


Las familias de las niñas afectadas no aceptan la explicación de las autoridades.

"Nos parece una falta de respeto de parte del Gobierno", se quejó en esa oportunidad Blanca Victoria Sabagh, de la Organización para la Defensa de la Ciudadanía de Carmen de Bolívar.

"Han dicho que las niñas se enfermaron por las carencias que hay en el pueblo, por la violencia, por las faltas económicas. Pero la pobreza nunca ha llevado a que unas niñas finjan su estado de salud", dijo Sabagh.

"Mi hija tiene un historial clínico que la respalda y me parece de muy mal gusto lo que dice el INS", fue, por su parte, la reacción de Diomara Fernández, madre de una de las niñas afectadas.

"Nos molesta que nos digan ignorantes, que nosotros por falta de información no sabemos para qué sirve la vacuna. Pero también tiene que ver que hay vacunas que tienen efectos adversos", insistió Fernández.

Pendiente de socialización

La investigación del INS, sin embargo, encontró que sólo el 52% de las niñas que reportaron problemas había sido vacunada contra el VPH. Y los desmayos nada más afectaron al 4,4% de todas las niñas vacunadas entre 2012 y 2014.

Pero casi un mes después el INS todavía no ha compartido los detalles del estudio con las familias, aunque según De la Hoz están estudiando las alternativas para socializarlo.

Colombianas desmayadas


¿Y cree el director del INS que las familias eventualmente aceptarán sus conclusiones?

"Nosotros solo tenemos los hechos. Obviamente depende de las familias el que crean o no en estos resultados, pero nosotros creemos que hemos hecho un trabajo imparcial, buscando todas las evidencias", le dijo a BBC Mundo.

"Hemos estado más de seis meses en el terreno hablando con profesores, con padres, con niñas, y creemos que nuestro resultados muestran lo que muy posiblemente pasó ahí", aseguró.


Fuente: BBC.

Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 08:08
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 08:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"