Disidentes acusan de “traición” a Obama por acuerdo con Castro

“Consideramos la negociación una vil traición al anhelo democrático del pueblo cubano”, dijo el disidente Jorge Luis García Pérez, conocido como Antúnez.

Disidentes cubanos y congresistas republicanos acusaron hoy en Washington al presidente Barack Obama de "vil traición al pueblo cubano" por el acuerdo al que ha llegado con el gobierno de Raúl Castro para restablecer relaciones diplomáticas con La Habana.

"Consideramos la negociación del presidente Obama con el régimen de Castro una vil traición al anhelo democrático del pueblo cubano", dijo el disidente Jorge Luis García Pérez, conocido como Antúnez, en una rueda de prensa junto a congresistas republicanos previa al discurso del Estado de la Unión del presidente Obama en el Congreso.

Antúnez, secretario general de la organización Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo, lamentó que en las negociaciones secretas con La Habana Washington no haya consultado a los disidentes ni al pueblo cubano lo que opinaba al respecto.

"No reconocemos como legítimo ningún acuerdo que no consulte al pueblo cubano y no tenga como objetivo primordial la recuperación de los derechos fundamenales del mismo", dijo en rueda de prensa.

Los republicanos invitaron hoy a varios disidentes cubanos a asistir al discurso del Estado de la Unión pronunciado por Obama, donde el cooperante Alan Gross, excarcelado en diciembre por el gobierno cubano tras cinco años de prisión, asistió como uno de los invitados de honor de la primera dama, Michelle Obama.

El disidente cubano Antúnez y su esposa, Yris Tamara Pérez Aguilera, fueron los invitados del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner. También estuvo presente en el Congreso Rosa María Payá, hija del opositor Oswaldo Payá, fallecido en 2012 en un accidente de tráfico cuya responsabilidad la familia atribuye al gobierno cubano.

Previo al inicio del discurso, Antúnez advirtió que los acuerdos entre Washington y La Habana "no hacen otra cosa que fortalecer la maquinaría represiva y debilitar la resistencia interna moralmente".

Al consultársele qué le diría al presidente Obama si pudiera hablar con él directamente, Antúnez señaló: "Le diría que la resistencia cubana, que el pueblo cubano, es la verdadera Cuba, que Cuba no es Raúl ni Fidel Castro".

Antúnez advirtió que "mientras haya presos políticos y mientras haya represión, habrá resistencia en Cuba". Consideró además "muy díficil" que la disidencia se siente en la mesa de negociaciones con los gobiernos cubano y estadounidense.

"Mientras nosotros no le veamos al régimen buena voluntad, no vamos a sentarnos con ellos. Creo que al régimen castrista sólo le interesa una cosa: mantenerse en el poder a costa de la manipulación, como ha hecho con el presidente de los Estados Unidos", añadió el disidente, que recordó que pasó "17 largos años en las cárceles castristas por gritar en un plaza pública a favor del derecho de mi pueblo a la libertad".

Los disidentes estuvieron acompañados en la rueda de prensa de tres congresista republicanos de origen cubano: Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo, el encargado de dar la respuesta republicana en español al discurso de Obama. Todos ellos criticaron con dureza la nueva política de Washington hacia la isla y calificaron a los disidentes cubanos como "héroes de la libertad".

Curbelo criticó al presidente Obama por romper "décadas de solidaridad de la presidencia de Estados Unidos con el pueblo de Cuba".

El congresista cubano dijo que mientras Obama "está sentado con los dictadores", el Congreso de Estados Unidos está "con los héroes de Cuba", en referencia a los disidentes cubanos invitados por los congresistas y senadores republicanos a seguir el discurso del Estado de la Unión.

Curbelo aseguró que el partido republicano, que tiene mayoría en ambas cámaras, hará "todo lo posible por frenar las acciones irresponsables del presidente" con respecto a Cuba.

El 17 de diciembre Obama y Raúl Castro anunciaron el inicio de conversaciones para normalizar las relaciones bilaterales entre ambos países, rotas desde 1961.

Además, La Habana liberó al cooperante estadounidense Alan Gross por razones humanitarias y ambos países hicieron un intercambio de prisioneros. Posteriormente, La Habana excarceló a 53 disidentes cubanos.


Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
28 de mayo de 2018 | 03:27
1
ERROR
28 de mayo de 2018 | 03:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"