Gran redada antiterrorista pone a Bélgica en estado de alerta

Según la emisora belga RTBF la operación policial de la noche del jueves se basó en conversaciones telefónicas interceptadas de sospechosos que habían regresado de Siria y que planeaban sobre todo ataques contra la policía y la Justicia belga.

Bélgica se encontraba hoy en estado de alerta después de que la policía belga detuviera a 15 personas -dos de ellas en Francia- durante una operación antiterrorista contra presuntos yihadistas.

El portavoz de la Fiscalía General en Bruselas, Eric van de Sypt, confirmó informaciones anteriores según las cuales los atacantes planeaban atentados en Bélgica. La "intención era matar a policías en las calles y en comisarías", añadió.

Varios de los detenidos participaron en la guerra de Siria y la mayoría eran belgas. Los arrestos se llevaron a cabo en Verviers, en el este del país, y en Bruselas y alrededores en la tarde y noche del jueves.

Por su parte, el gobierno del primer ministro liberal Charles Michel decidió un plan de 12 puntos para combatir el terrorismo y el radicalismo.

"Creo que le dimos un duro golpe al terrorismo en Bélgica", afirmó Van der Sypt. "(Pero) nadie puede predecir realmente qué pasará en las próximas horas o días", añadió.

El vocero indicó que además sigue en marcha la identificación de los dos sospechosos muertos el jueves durante un tiroteo en Verviers, en la zona fronteriza con Alemania, en el que también fue detenida una persona. En las requisas se encontraron, entre otras cosas, armas de guerra como kaláshnikovs AK47, munición, explosivos y uniformes de la policía, añadió. También se encontraron documentos falsos y una "gran cantidad de dinero".

Hasta la noche, cinco de los detenidos habían sido llevados ante un juez. Tres se encuentran en prisión preventiva, mientras que dos fueron liberados pero bajo fianza.

El portavoz informó que no hay vinculación entre los sospechosos belgas y los ataques de París de la semana pasada ni tampoco entre los arrestos resalizados en Alemania, pese a que se reportó que Amedy Coulibay, el atacante del supermercado kosher de París en el que murieron cuatro personas, tuvo contacto con un hombre de Charleroi, en el sur de Bélgica, con quien negoció la venta de un automóvil y de armas, negocios que finalmente no se concretaron.

El portavoz se negó a dar detalles acerca de la identidad de los detenidos o comentar informes de acuerdo con los cuales algunos podrían tener origen checheno. Precisó que los detenidos no son sólo personas que iban a llevar a cabo los ataques, sino también individuos "responsables de la logística".

"Arrestamos a las personas que queríamos arrestar, pero no puedo confirmar si arrestamos a todos los del grupo", explicó.

Las autoridades belgas elevaron el nivel de alerta terrorista al segundo más alto para todo el país.

Numerosas comisarías de la policía en la capital Bruselas y en otras ciudades del país no son ya accesibles para los ciudadanos por motivos de seguridad, informó la agencia de noticias Belga. Además a los policías se les pidió que no salgan solos de patrulla, mientras las escuelas judías de Bruselas y Amberes siguen cerradas, pero volverán a abrir sus puertas el lunes. En mayo del año pasado, un islamista mató a cuatro personas en un atentado contra el Museo Judío de Bruselas.

El gobierno decidió que el Ejército vigilará instalaciones y lugares públicos y se ampliarán las acciones de escuchas telefónicas. Además, Bélgica planea medidas para proteger al país de los combatientes yihadistas que vuelvan de Siria o Irak, donde la milicia islamista Estado Islámico (EI) proclamó un califato que atrae a cientos de combatientes de toda Europa.

Según la emisora belga RTBF la operación policial de la noche del jueves se basó en conversaciones telefónicas interceptadas de sospechosos que habían regresado de Siria y que planeaban sobre todo ataques contra la policía y la Justicia belga.

El gobierno estaría planeando también proyectos en prisiones para evitar la radicalización de musulmanes, así como aumentar los controles en las redes sociales. Sin embargo este tema estaba ya en la agenda de la reunión de hoy antes de que se produjera la operación del jueves.

Bélgica es considerado el país con el mayor contingente de combatientes extranjeros nacidos en Europa en relación al tamaño de su población.

El primer ministro Michel dijo que no estaba al tanto de nuevas amenazas contra el país, y llamó a los líderes de la Unión Europea (UE) a mantener conversaciones formales debido a estos incidentes, informó Belga. Los mandatarios se reunirán el próximo 12 de febrero en un encuentro informal.

Bruselas alberga varias instituciones de la Unión Europea (UE) y la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN). La Comisión Europea implementó medidas extra de seguridad después de que Bélgica elevara el nivel de alerta de dos a tres, indicó la portavoz Mina Andreeva.

DPA

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 17:38
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 17:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"