El miedo empuja a emigrar a Israel a los judíos de Francia

Se estima que unas 7.000 personas cambiaron su domicilio de Francia a Israel, duplicando la cifra de migrantes en tan solo un año.

Philippe Braham quería hacer sus compras en París antes del sabbat. Pero esa fue una jornada que nunca llegó a vivir. Murió en la toma de rehenes que tuvo lugar el viernes en la tienda de comida kosher en la que compraba. Su hijo Rafael, de 14 años, se enteró de su muerte estando en Israel, adonde había emigrado en 2014 junto con su madre. Su partida no fue un caso aislado: ese mismo año otras 7.000 personas cambiaron su domicilio de Francia a Israel, duplicando la cifra de migrantes en tan solo un año.

"Si no hubiese venido a Israel, quizás habría estado con mi padre en la tienda y ahora estaría muerto", dijo Rafael al portal israelí "ynet".

A numerosos europeos podrá parecerle absurdo, pero muchos judíos se sienten cada vez más seguros en Israel que en Europa central, pese a los constantes ataques que también se sufren en Cercano Oriente.

Ante los recientes ataques terroristas en París, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, instó a los judíos a abandonar el territorio galo. Todos serán recibidos "con los brazos abiertos", aseguró este domingo el jefe de gobierno de Tel Aviv.

La emigración se ha visto alentada por un aumento de incidentes antisemitas y por el temor a que se produzcan atentados. "Allí existe un gran odio hacia los judíos", dice la ex mujer de Braham, Carole. "Donde más seguros nos sentimos mi hijo y yo es aquí, en Israel", afirma quien se sintió intimidada en Francia por las manifestaciones anti-israelíes de vecinos musulmanes durante la última guerra de Gaza.

La profesora Esther Shely-Newman, de la Universidad Hebrea, señala a dpa que el temor a que radicales islamistas lancen ataques funciona como "catalizador para emigrar a Israel, pero no es el único motivo". Gran parte de los judíos en Francia, explica, procede del norte de África y considera que Israel es su hogar, donde pueden vivir abiertamente su religión.

Oshrat Jazan, del Ministerio de Migración israelí, dice que en sus oficinas se ha registrado un aumento de los inmigrantes procedentes de Francia desde que el país vivió un atentado contra una escuela judía en Toulouse, hace casi tres años. Aquel ataque tuvo lugar en marzo de 2012, cuando un radical islámico mató a tres niños y a un maestro delante de una escuela.

"La sensación es que la situación se vuelve cada vez peor para los judíos en Francia", comenta Jazan a dpa. Y a eso, señala, se suma el complejo momento económico que atraviesa Europa.

En Francia vive alrededor de medio millón de judíos. Netanyahu ha formado un comité ministerial que debata cómo alentar a más judíos de Europa a migrar hacia Israel y el Ministerio de Migraciones hace publicidad de forma activa en Francia entre los potenciales migrantes.

El Ministerio estima que, tras los atentados de la semana pasada en París, las cifras aumentarán. "Estamos preparados para recibir un verdadero aluvión", asegura el titular de la cartera.

Según medios alemanes, el propietario de la tienda de comida kosher atacada el viernes pasado también tiene intenciones de emigrar. "Por poco no sobrevivo, como muchos de mis empleados y clientes, que murieron. No puedo seguir en París, me iré a Israel", dijo el dueño de la tienda a su hermano, al que citó el periódico alemán "Bild".


Fuente: Sara Lemel, Dpa.

Opiniones (1)
21 de julio de 2018 | 09:19
2
ERROR
21 de julio de 2018 | 09:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ufff, pobres palestinos!!! Prepárense para que les quiten lo poco que les queda. Hay que darles vivienda a los judios franceses
    1