Francia seguirá en alerta máxima mientras investiga

Tras los atentados, que siguen siendo investigados, este país mantendrá las actuales medidas de seguridad. Se sigue buscando a otros posibles cómplices.

Francia sigue en máxima alerta pese a la muerte de los tres terroristas que perpetraron ataques esta semana, aseguró hoy el ministro del Interior del país, Bernard Cazeneuve, tras un encuentro en el Elíseo con el presidente, François Hollande.

Para la manifestación de solidaridad con las víctimas que se celebrará mañana domingo, y en la que participarán también dirigentes extranjeros, se han tomado medidas de seguridad adicionales, añadió.

También seguirán vigentes en las próximas semanas las medidas extraordinarias en la lucha contra el terrorismo, mientras se sigue buscando a otros posibles cómplices y se investiga de dónde obtuvieron las armas los extremistas y de dónde vino la orden para cometer los atentados.

Entretanto, la policía francesa continuaba hoy buscando a una mujer vinculada con los atacantes. Se trata de Hayat Boumeddiene, de 26 años, quien es al parecer la pareja del hombre que tomó rehenes el viernes en un supermercado judío del este de París, Amedy Coulibaly, de 32 años.

Coulibaly, de quien se sospecha que es además el autor de la muerte de una mujer policía a la que disparó el jueves, murió abatido por las fuerzas de seguridad que asaltaron la tienda kosher. También murieron cuatro rehenes y cuatro personas resultaron heridas.

El fiscal de París, François Molins, aseguró hoy que ninguno de los secuestrados murió durante la operación policial, sino que habían sido asesinados con anterioridad por Coulibaly. Cuando comenzó el operativo fuertes explosiones sacudieron el barrio de Porte de Vincennes y los rehenes salieron corriendo del supermercado.

La policía mató asimismo a los dos hermanos que perpetraron la masacre de 12 personas en la revista satírica "Charlie Hebdo" el miércoles, Chérif y Said Kouachi, de 32 y 34 años. Éstos se habían atrincherado en una imprenta en una localidad a unos 40 kilómetros de París y retuvieron al dueño, al que luego dejaron ir. Otro empleado, que se ocultó en el edificio, dio importante información a policía de lo que estaba pasando.

Según dijo Coulibaly en un llamado a un canal de televisión, actuó coordinado con los hermanos Kouachi.

El gobierno alertó de que Hayat Boumeddiene podría estar armada y ser peligrosa. Al parecer se casó con Coulibaly en una ceremonia religiosa no reconocida por las autoridades civiles. Según Molins, la mujer intercambió más de 500 llamadas telefónicas con la esposa de Chérif Kouachi, Izzana Hamyd.

Otras cinco personas siguen detenidas por su vinculación con los terroristas, aunque su identidad no ha sido revelada.

El viernes por la noche, el primer ministro francés, Manuel Valls, dijo que el país se enfrenta a "un desafío terrorista sin precedentes" y reconoció errores cometidos por las autoridades. "Es obvio que hubo errores", comentó en una entrevista televisiva. "Cuando hay 17 muertos es que hubo errores".

Tras la reunión de crisis de esta mañana en el Elíseo, Cazeneuve dijo que se desplegarán otros 320 efectivos adicionales y que la vigilancia será elevada sobre todo en los lugares de culto. También se incrementará la seguridad en la marcha de solidaridad con las víctimas mañana, a la que asistirán entre otros el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, la canciller alemana, Angela Merkel, y los primeros ministros británico, David Cameron, e italiano, Matteo Renzi. El jefe de gobierno turco, Ahmet Davutoglu, anunció hoy que también acudirá.

Valls llamó a la ciudadanía a acudir a la manifestación, para mostrar el poder y la dignidad de los franceses y su amor por la libertad y la tolerancia.

Mientras tanto, el grupo terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) anunció nuevos ataques en Francia si el país no cesa de "combatir" al islam, sus símbolos y a los musulmanes, señaló el portal SITE, especializado en el monitoreo de sitios yidahistas.

SITE se basa en un discurso divulgado en video de Harith bin Ghazi al-Nadhari, uno de los principales líderes del grupo. "Algunos de los hijos de Francia faltaron el respeto a los profetas de Alá", por lo tanto un grupo de "soldados fieles de Alá" actuaron contra ellos y les enseñaron respeto, señaló el islamista.

AQPA es una de las ramas más grandes de la red internacional de Al Qaeda y Chérif Kouachi, que pasó una temporada entrenándose en Yemen en 2011, declaró antes de morir que actuaba en su nombre.

También un clérigo de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) aseguró que el grupo está detrás de los atentados y anunció que seguirán otros. Coulibaly reivindicó sus acciones a nombre del EI.

Hoy salieron a las calles en Niza más de 20.000 personas, y otras 30.000 en Pau, en el sur de Francia, para honrar a las víctimas de los atentados.


Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
21 de junio de 2018 | 07:58
1
ERROR
21 de junio de 2018 | 07:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"