Se agrava la falta de agua en Sao Paulo

Los reservorios de agua que abastecen a la mayor metrópoli de América Latina están en su punto más bajo de la historia y los cortes son constantes.

El flamante presidente de la Compañía de Saneamiento Básico del Estado de Sao Paulo (Sabesp), Jerson Kelman, admitió hoy que la crisis hídrica que afecta al estado más poblado de Brasil es grave y tiende a empeorar.

"Sería una irresponsabilidad, en el cuadro que tenemos hoy, 9 de enero, mirar hacia adelante con optimismo. Tenemos que estar preparados para lo peor", dijo Kelman, al asumir hoy la presidencia del ente.

Admitió, asimismo, que será "ineludible" que las medidas adoptadas para enfrentar la escasez de agua ocasionen "algún tipo de sufrimiento para la población".

Entre esas nuevas medidas, anunció, está la de reducir aún más el retiro de agua de la mayor reserva del estado, el Sistema Cantareira, que opera actualmente con el 6,7 por ciento de la capacidad de sus reservorios.

Para dar una idea de la dimensión de la crisis, Kelman recordó que el peor escenario que ya enfrentó el Sistema Cantareira ocurrió en 1953, cuando el flujo de agua que ingresó al mismo llegó al 56 por ciento de su promedio histórico.

"El año pasado tuvimos el 25 por ciento. Fue menos de la mitad de la peor (crisis) que habíamos tenido", constató.

Otras medidas que se suman a la reducción de presión y volumen de agua que llega a los hogares comenzaron a ser implementadas por la administración anterior y consisten, entre otras, en cobrar una sobretasa de entre un 40 y un 100 por ciento a los consumidores que superen el promedio de consumo de agua registrado entre febrero de 2013 y enero de 2014.

La crisis hídrica provocó el año pasado una serie de cortes de suministro de agua, entre otros inconvenientes para la población, y tiene como principal causa la falta de lluvias.

Según explicó el nuevo secretario de Saneamiento y Recursos Hídricos, Benedito Braga, la gobernación utilizará "todas las alternativas que estén a su alcance" para enfrentar el problema. "No existe una solución simple para un problema complejo", admitió.

Braga coincidió con Kelman en que la situación tiende a agravarse, por lo cual, advirtió, "el uso de nuestros recursos hídricos deberá realizarse de manera cada vez más consciente y respetable".

Fuente: DPA

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 22:38
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 22:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"