Miedo entre los musulmanes de Francia

Tras el reciente ataque, temen que surja una campaña de odio en su contra. El presidente francés François Hollande llamó a la unidad nacional.

Un día después de la barbarie y con la república en duelo, los seis millones de musulmanes de Francia viven con miedo al futuro. La masacre de la revista satírica Charlie Hebdo ha reactivado los sentimientos de sospecha, de desconfianza de una parte de la opinión pública que cada día ejerce una laicidad más militante, con un islam donde los jihadistas de la guerra santa o los whahabistas son una extrema minoría, que no puede ser confundida ni asimilada al conjunto que practica la fe.

Desde los musulmanes rasos a las organizaciones que los representan como el Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) la preocupación crece ante la aparición de un islam fanático y asesino, que cree haber vengado al Profeta con sus frías ejecuciones de 12 humoristas que publicaron caricaturas sobre Mahoma, y los islamofóbicos, que podrían aprovecharse de la masacre de los periodistas de Charlie Hebdo para una campaña de odio contra la segunda comunidad de Francia. Se necesitará templanza, inteligencia, diferenciación y cohesión social para escapar de esta trampa, que los terroristas islámicos radicales le han tendido a los propios musulmanes y a la democracia en Francia.

“Este acto bárbaro de una extrema gravedad es también un ataque contra la democracia y la libertad de prensa”, dijo el CFCM en un comunicado. Al mismo tiempo llamó a los musulmanes a la “más grande vigilancia frente a las eventuales manipulaciones de grupos con visiones extremistas, cualquiera que sean”.

El teólogo musulmán Tariq Ramadan, que también enseña en la universidad de Oxford, fue quien llegó más profundo en sus críticas. “No es el profeta quien fue vengado. Es nuestra religión, nuestros valores y nuestros principios islámicos los que han sido traicionados y heridos”. En su interpretación, Ramadan puso el dedo en la llaga. El debate que viene para los musulmanes de Francia es el islam que practican, su cohesión religiosa y la aceptación de los valores republicanos en un país laico y que ha prohibido el velo islámico por ley. Una Francia que se volverá fanáticamente laica y con los valores republicanos como estandarte frente al islam radical.

El próximo capítulo para los franceses será la cohesión nacional y cómo establecer un vínculo con la comunidad musulmana sin sospechas, agravios o mal entendidos después de esta masacre. Si se equivocan, puede ser una peligrosa tragedia. Los musulmanes deberán aceptar la irreverencia de Charlie Hebdo y la ola que la masacre va a producir en defensa de la libertad de expresión y de la ironía que hizo de estos humanistas humoristas asesinados una marca desde mayo del 68. Aunque estén en desacuerdo con las caricaturas de Mahoma, deberán aceptar el derecho a que a otros les guste y las miren o que su religión sea tomada con irreverencia y con humor, como cualquier otra.

El presidente François Hollande llamó a la unidad nacional sin eufemismos. La opositora y conservadora UMP consideró, en su primera reacción, un “estado de guerra en Francia” contra el terrorismo. Uno a uno, los líderes políticos fueron recibidos el jueves por el jefe de Estado sin distinción de partidos, incluida la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, que pidió un reforzamiento inmediato de su custodia personal y la de las oficinas partidarias después de los atentados. Todos participarán en una marcha silenciosa el domingo para repudiar la masacre y defender la libertad de expresión. Hasta ahora, unidos como un sólo hombre frente a “una república agredida”, como la definió Hollande.

“Unámonos frente a esta prueba”, pidió Hollande. Y lo consiguió: allí estuvieron desde el centrista François Bayrou al izquierdista Jean Luc Mélenchon más los ex presidentes octogenarios Jacques Chirac y Valery Giscard D’Estaing en el teléfono.


Fuente: Clarín

Opiniones (1)
22 de junio de 2018 | 00:56
2
ERROR
22 de junio de 2018 | 00:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ...no se porque, pero da la sensa..., que se le va hacer la noche ..., asi, en joda en joda sucedio el "holocausto".
    1