Alemanes ven el islam como amenaza pese a gran integración

Así lo asegura un estudio publicado hoy en medio de la preocupación por el brote islamófobo en Alemania y en el resto de Europa.

Cada vez más alemanes perciben el islam como una amenaza, pese a que la gran mayoría de musulmanes se siente completamente integrado en el país, según un estudio publicado hoy en medio de la preocupación por el brote islamófobo en Alemania.

"Para los musulmanes, Alemania es una segunda patria. Pero chocan contra una imagen negativa, al parecer muy influida por la minoría de islamistas radicales", señaló Yasemin El-Monouar, experta de la fundación Bertelsmann.

El estudio de la fundación coincide con la preocupación que está generando en Alemania una ola de marchas cada vez más masivas "contra la islamización de occidente" convocadas por el movimiento islamófobo Pegida en la ciudad de Dresde, en el este del país.

El informe plasma en cifras concretas la distorsión entre cómo se sienten los musulmanes en Alemania y cómo los ve el resto de la sociedad.

Un 90 por ciento de los musulmanes muy creyentes en Alemania consideran por ejemplo que la democracia es una buena forma de gobierno. Nueve de cada diez pasan tiempo libre con no musulmanes. Y la mitad asegura dedicar tanto tiempo a personas ajenas al islam como a musulmanes.

Un 40 por ciento de los muy creyentes apoya incluso el matrimonio homosexual, cifra que se eleva hasta una mayoría del 60 por ciento entre quienes se definen como bastante o muy religiosos.

Los datos contrastan con los prejuicios que rodean el islam en Alemania. Un 57 por ciento de los no musulmanes consultados perciben el islam como una amenaza, más que el 53 por ciento medido en el estudio de 2012. Un 61 por ciento cree que el islam no encaja en el mundo occidental (frente al 52 por ciento en 2012).

Bertelsmann destaca que la imagen de los musulmanes no depende del nivel educativo, la extracción social o la orientación política, sino sobre todo de la edad y del nivel de contacto personal con musulmanes.

Mientras un 61 por ciento de los mayores de 54 años se siente amenazado por el islam, la tasa se reduce al 39 por ciento entre los menores de 25.

Aun más revelador es que el miedo es mayor precisamente donde menos musulmanes hay: en el estado federado de Westfalia-Renania del Norte, donde vive un tercio de los musulmanes alemanes, el rechazo es de un 46 por ciento, mientras que en Turingia o Sajonia, donde viven más bien pocos, la sensación de amenaza se eleva al 70 por ciento.

Alemania es uno de los países con más musulmanes de Europa occidental con entre 3,8 y 4,3 millones, en torno a un cinco por ciento de los 80 millones de habitantes y aproximadamente una cuarta parte de los alemanes de origen inmigrante.


Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 00:58
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 00:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"