Las tres etapas del papa Francisco: nacen los "bergoglianos"

El papa argentino acelera los tiempos y nombra a cardenales que son como él o, al menos, como él quiere. La posibilidad de que salga de Santa Marta.

Primero fueron los gestos: los zapatos, la ropa, el uso del calificativo imperial de “monseñor”, la cruz, la silla, el colectivo para transportarse, la residencia en Santa Marta. Luego, las palabras: desde el “hagan lío” en Río de Janeiro hasta la enumeración de las quince “enfermedades” que sufre la Curia Romana, el núcleo del poder histórico del Vaticano. Ahora, los hechos: el papa Francisco aplica su poder real, lo que tiene, para multiplicarlo y avanzar con las reformas que se propone realizar con mayor rapidez.

Bergoglio no convertirá a la Santa Sede en una república. Ni cambiará de cuajo el dogma. Pero acerca a partes en pugna, saca a la Iglesia a captar fieles y conquista lugares en donde históricamente no ha logrado asentarse, como Asia.

Pocos recuerdan, en medio de la generación permanente de acciones del pontífice, que hasta su designación el declive de la popularidad de la iglesia católica era la constante. Se sumaban los hechos internos no investigados y hasta ocultados, de abusos contra niños por parte de sus sacerdotes, la crisis financiera y los manejos poco claros de su banca y la carencia de carisma del anterior papa Benedicto XVI.

En casi dos años, Francisco avanzó en todos los frentes y suma poder día tras día: no llegó con el mando pleno y, de hecho –como lo contó MDZ tras ser invitados por el Pontífice a visitarlo- sufre día tras días zancadillas políticas para mostrarlo débil, enfermo o poco convocante. Eso surge desde las amañadas usinas periodísticas vinculadas a la vieja curia, ahora en jaque, pero lo revierten colaboradores cercanos que van avanzando paso a paso en la conquista de más espacios dentro de la estructura vaticana.

Los nuevos cardenales

No diremos nada nuevo si señalamos al Vaticano como un resquicio imperial en donde quienes mandan son los cardenales. Nadie los vota, sino que surgen de procesos de negociación secretos en los que más que lo espiritual reina la muñeca política del pontífice. A veces los papas fracasan y pierden poder en lo que sería una especie de “senado global” de la Iglesia. En otros, logran su cometido y gobiernan a sus anchas o bien, sientan las bases para hacerlo.

Esta última opción parece ser la establecida por Francisco en esta oportunidad, con la elección de 20 nuevos cardenales, cinco de los cuales son latinoamericanos y tres de ellos con poder de voz y voto. Es un mensaje muy fuerte hacia afuera y hacia adentro del Vaticano

Por ejemplo, en el consistorio del 14 de febrero se consagrará como cardenal Alberto Suárez Inda, de 76 años. Será el primer cardenal procedente de Morelia, la capital de Michoacán, uno de los ejes de la violencia en México en donde reinan los carteles criminales, como La Familia y Los Caballeros Templarios que, irónicamente, utilizan terminología religiosa para llevar adelante sus crímenes y negocios.

Pero hay algunos otros nuevos cardenales que destacan por su “juventud”, algo inusual en las estructuras vaticanas, en donde se recuerda que uno de quienes llegó a ser cardenal a esas edades fue Karol Wojtyla, Juan Pablo II. Tales son los casos del uruguayo Daniel Sturla de 55 años, que es el tercero más joven. Más jóvenes que él son: Soane Patita Paini Mafi, Obispo de Tonga (54 años); y Luigi De Magistris, de 47 años, que se desempeña como Arzobispo Titular de Nova, Italia.

Ninguno de los elegidos es de nacionalidad estadounidense, y sólo tres naciones europeas recibieron a nuevos cardenales: Portugal, Italia y España. Mientras que Cabo Verde, Tonga y Myanmar tendrán cardenales por primera vez.

Bergoglianos

Una característica de los nuevos cardenales es que admiten, practican y multiplican, con gusto, el pedido de gestos concretos formulados por el papa Francisco, el argentino Jorge Bergoglio.

En el caso del uruguayo Sturla, la prensa de su país se mostró conmovida porque el día en que se enteró de su designación como cardenal, siendo arzobispo de Montevideo, salió a recorrer la villa miseria “Milagro de los Andes”. Allí golpeó puerta a puerta y en la noche de este martes dormirá en la parroquia del barrio, en un gesto inédito en la curia de ese país.

Los cardenales de Francisco no son “curiales”. Por primera vez no surgen bajo la lógica de la Curia Romana y, sí, bajo la del propio pontífice y su plan para la Iglesia.

Por ejemplo, de los 20 nuevos cardenales, 15 tendrán derecho a voto porque tienen menos de 80 años. De esos 15, sólo uno trabaja en la Curia Romana (el Prefecto de la Signatura Apostólica, que es una especie de "tribunal supremo" para resolver los conflictos jurídicos que se dan en la Iglesia). 

El concepto que se acuña fue descripto por el fraile español dominico Martín Gelabert, quien lo definió que para Francisco “la fuerza de la Iglesia no está en la curia sino en el pueblo”. 

Es interesante leer lo que están diciendo los curas a lo largo y ancho del mundo sobre el papa. Los silencios encubren la bronca con la que decenas de cardenales se fueron de la ceremonia de Navidad en que fueron reprendidos por primera vez en la historia. Las palabras de los que hablan, auguran una base de sustentación a los cambios impulsados.

En el caso del fraile Gelabert, bloguero y columnista en diversos medios, su apuesta es porque Francisco no solo se muestre diferente por todo esto y por su residencia fuera de los aposentos de los palacios pontificios, en Santa Marta. Se anima a señalar que el papa argentino saldrá de allí “para vivir más cerca del pueblo” en un futuro cercano.

“Dime con quién andas y te diré quién eres”, sostiene el sacerdote para definir el espíritu del accionar papal.

Desde la periferia hacia Roma

Los nombramientos realizados por Bergoglio siguen una lógica geográfica y de poder inversa: van desde afuera hacia adentro. Pertenecen a América Latina, África, Asia, Oceanía y uno a Sicilia, en donde el Vaticano se plantó en contra de una mafia que siempre estuvo vinculada a la Iglesia, y a favor de los inmigrantes que caen como moscas justo allí, con la isla siciliana de Lampedusa como base de acceso a la promesa que les representa Europa.

Entre los analistas, John Allen, escritor experto en temas del Vaticano, evaluó que en la lista “si bien hay algunos moderados reconocidos, no hay conservadores tradicionales”.

Francisco rompió otro canon: excedió una norma que limita en 120 la cantidad de cardenales electores. Con los nombramientos, el total de cardenales llegó a 228, 125 de ellos electores y 103 con más de 80 años.

Desde los pasillos del Vaticano aseguran que “se están acelerando los tiempos”. Allí, el catolicismo se vive de otra manera: se trata de una lucha por imponer estilos, por conseguir apoyos, por construir espacios de poder. Es una puja entre muy diferentes formas de entender el ejercicio de la religión. Se trata de un espacio puramente político. Pero eso sí: si no se tiene un “espíritu” capaz de sobrellevar las adversas condiciones con las que un pontífice quiere imponerse, sería imposible continuar sosteniendo semejante estructura, diversa aunque parezca homogénea y conflictiva, aunque simule serenidad.

Todo lo que se dijo en MDZ sobre el papa Francisco, haciendo clic aquí.

Opiniones (5)
18 de agosto de 2018 | 19:06
6
ERROR
18 de agosto de 2018 | 19:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pepita es tu fiel descripción,hipócrita, no uses a tu mujer,objetividad tu ignorancia hace que tu ojete te de la mediocre vida que tenes.
    5
  2. ¿Los bergoglianos?¿o los boludos que siguen creyendo en dios?
    4
  3. Repito lo que dije siempre, este personaje es un hipócrita con piel de cordero.
    3
  4. Benito, Siempre han habido curas heroicos. Mi vida también es muy larga y yo recuerdo muchos. Entre los más famosos de Mendoza el padre Llorens ("Macuca") y más recientemente Jorge Contreras, pero siempre hay muchos de gran vocación y muy comprometidos. Como dijo el propio Francisco: "Los curas son como los aviones, los miles que vuelan todos los días no son noticia, pero todos comentan cuando se cae uno". Saludos
    2
  5. Por primera ves en mi vida, que es bastante larga por cierto, tuve la alegria de ver dos curas fantasticos ejerciendo la funcion de pastores en una feria en nueva California donde acude gente muy humilde, me parecio maravilloso, los felecite me bendijeron y me dijeron esta es la iglesia de Francisco.
    1