Deportes

Después de 7 años, Chicago volvió a Primera

El Torito venció 1-0 a Gimnasia de Jujuy y logró el último ascenso a la máxima categoría. El gol lo anotó el eterno Gomito Gómez.

Casi sin despeinarse y liderado por Christian Gómez como a lo largo de toda la campaña, Nueva Chicago consiguió el último ascenso a la Primera División al vencer 1 a 0 a Gimnasia y Esgrima de Jujuy en un encuentro disputado en el estadio de Instituto.

El "Gomito", a los 7 minutos del primer tiempo, marcó el único tanto y quedó más inmortalizado aún en la historia del "Torito" ya que lo devolvió a la élite del fútbol argentino tras siete años. El "Lobo", que perdió ambos partidos del Triangular que también disputó Aldosivi, dejó una pálida imagen y volverá a jugar en la segunda categoría en 2015.

La primera etapa fue dominada claramente por el equipo dirigido por Omar Labruna, que a pesar de alcanzarle un empate para ascender, siempre fue protagonista. Fue clave el tempranero gol de Gomito Gómez, que recibió un pase de Galarza y definió por encima de Cavallotti para conseguir el 1 a 0. Con la ventaja consumada, Chicago no optó por replegarse y esperar para salir de contragolpe y por ende el encuentro se jugó casi siempre en campo jujeño.

El "Lobo" no mostró ni juego ni amor propio para revertir la historia y vio cómo su rival manejaba prolijamente la pelota, con Gómez como su principal arma. El "Gomito" hizo jugar a sus compañeros, se asoció con Gagliardi y Barbona que ganaban siempre por las bandas, y también supo ser el acompañante de Mendoza para que éste no quede en soledad en ataque.

El delantero le ganó siempre a la defensa rival, aguantó muy bien la pelota de espaldas al arco y descargó para los mediocampistas que llegaban sin marca alguna. Mientras Gimnasia no llevó peligro al arco defendido por Sánchez, Chicago pudo haber aumentado el marcador, pero las definiciones de Gómez -en dos ocasiones- y de Mendoza no fueron lo suficientemente efectivas.

El "Lobo" contó con cuatro hombres con vocación ofensiva, pero ninguno recibió juego y tampoco existieron jugadas individuales que pudieran terminar en una situación clara. Consciente de la falla en la generación, en el comienzo del complemento Sciaqcua hizo ingresar a Ereros en lugar de Salces y el hijo de Carlos a los dos minutos remató desde afuera del área y arrimó peligro.

Gimnasia se adelantó un poco más en el campo, pero no encontró claridad en tres cuartos de cancha y por eso fue inofensivo. Con este escenario, abusó de los centros para Argüello y el ingresado Haberkorn, aunque tampoco esa fórmula resultó efectiva.

Con Chicago decididamente esperando pero sin hacerlo dentro de su área, un contragolpe pudo haber liquidado la historia pero la "palomita" de Escudero dio en un palo. El tiempo se fue consumiendo y se convirtió en el principal aliado para el "Torito", que puede gritar volver.

Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 17:23
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 17:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"