Deportes

El Mundial de Clubes cambió la sede

La intensa lluvia que cayó sobre Rabat obligó a la FIFA a trasladar a Marrakech el choque entre Real Madrid y Cruz Azul.

La intensa lluvia que cayó sobre el deplorable césped del estadio Prince Moulay Abdellah de Rabat obligó hoy a la FIFA a trasladar a Marrakech el choque entre Real Madrid y Cruz Azul por las semifinales del Mundial de clubes de fútbol.

"Debido a las dificultosas condiciones de la cancha del Prince Moulay Abdellah de Rabat, el comité organizador de la FIFA decidió mover el partido a Marrakech tras consultar con el comité organizador local", señaló el ente rector del fútbol mundial en un comunicado.


El encuentro arrancará a las 19:30 hora local (la misma GMT) en el Grand Stade de Marrakech, agregó la FIFA, que agradeció a los equipos y a los patrocinadores por su flexibilidad. "Las personas que tengan entradas serán informadas en la web", explicó la FIFA en una nueva jornada de lluvias en Rabat.

La hierba del estadio quedó en muy mal estado tras la disputa el sábado de dos partidos y por la persistente lluvia que cayó sobre la capital marroquí desde el sábado por la tarde.

La organización tapó el pasto con una lona tras el último partido e intentó secarlo con máquinas, pero consideró misión imposible recuperar el terreno para el martes por la noche, cuando estaba previsto el debut del Real Madrid, el gran favorito del torneo.

Ninguno de los equipos participantes en el Mundial de clubes pudo entrenar sobre el césped del estadio en los días previos para conservarlo en el mejor estado posible.

Ya antes de los encuentros del sábado se podía ver mucha arena en varias zonas del estadio. Y la lluvia terminó por arruinar del todo la hierba.

El partido entre el Cruz Azul y el Western Sydney Wanderers se disputó sobre un césped completamente encharcado donde la pelota apenas rodaba. Antes de ese duelo, además, se había jugado sobre el mismo campo el encuentro entre el Auckland neozelandés y el Setif argelino.

Muchos jugadores y entrenadores se quejaron en las últimas horas. "Si de lejos se ve mal, de cerca se ve peor. Lamentablemente, hay mucha arena y se levanta un poco", dijo el técnico del Auckland, el español Ramón Tribulietx.

Más de una decena de jardineros trabajaron durante sendos descansos y en la hora y media que hubo entre el pitido final de un partido y el arranque del otro. Pero el césped no drenaba y había incluso una esquina que parecía una verdadera piscina.

El entrenador del Cruz Azul, Luis Fernando Tena, admitió tras el partido del sábado por la noche que era muy difícil que el césped se recuperase del todo para el martes.

"Los jardineros tendrán mucho trabajo en tres días. Ojalá lo puedan hacer bien, será mejor para el espectáculo. En tres días la cancha no quedará extraordinaria, pero puede mejorar", señaló.


"Obviamente, el Real Madrid no se sentiría muy cómodo en esta cancha. Pero ojalá que pare de llover y que podamos medirnos al mejor equipo del mundo en las mejores circunstancias".

El técnico del Sydney, Tony Popovic, fue más allá y aseguró que el partido de su equipo debió ser suspendido.

"El por qué no se hizo es algo a lo que no debo contestar, tiene que preguntar a otras personas. Ya estaba ayer mal en seco y hoy estaba horrible", dijo en la noche del sábado. "Uno podría esperar que al máximo nivel se tengan en cuenta esas cosas".

Como no paró de llover durante toda la mañana de hoy, la FIFA se vio obligada a cambiar la sede del choque a Marrakech, donde se disputará el miércoles la otra semifinal, la que mide a San Lorenzo de Almagro con el Auckland.


El Real Madrid mantendrá su plan inicial y volará hoy a Rabat para dormir en la capital marroquí. "El plan es el mismo: volamos hoy a Rabat y hacemos noche ahí", dijo a dpa un portavoz del campeón europeo.

"Se está definiendo ahora cuál es el mejor momento para ir a Marrakech y si entrenamos mañana en Rabat", añadió.

El conjunto español aterrizará hoy en Rabat sobre las 19:00 hora local y se dirigirá a un lujoso hotel del centro de la capital. El campeón de diez Copas de Europa dará una rueda de prensa mañana en Rabat a las 16:00.

La llegada del Real Madrid podría ser un balón de oxígeno para el torneo, que vivió un sábado de mal tiempo, partidos trabados y con las gradas prácticamente vacías.

El siguiente reto lo tendrá el césped del estadio de Marrakech, que albergará cinco partidos entre el martes y el sábado. Al menos, no se esperan lluvias en la ciudad más turística de Marruecos. 

Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 05:40
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 05:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"