Deportes

Daniel Englebrecht conmueve a los alemanes

El primer futbolísta con un desfibrilador en su pecho anotó el gol de la victoria de su equipo después de un año fuera de los terrenos.

La historia de Daniel Engelbrecht, un modesto futbolista de la Tercera división alemana, conmovía este fin de semana a los aficionados de todo el país. Después de que el pasado año estuviera al borde de la muerte al sufrir un problema cardiaco durante un partido, el delantero marcaba el sábado el gol que dio el triunfo alStuttgarter Kickers frente al Wehen (2-1), su primer tanto desde que en noviembre regresara a los terrenos y comenzara a jugar con un desfibrilador en su pecho.

Daniel Engelbrecht

Engelbrecht dejaba sin respiración al fútbol alemán hace 17 meses cuando perdía el conocimiento durante el primer encuentro de la temporada 2013-2014 ante el Erfurt. Rápidamente era atendido por los servicios de emergencia, que conseguían reanimarle. Ganaba entonces el partido más importante de su vida, pero comenzaba su particular calvario personal.

Sometido a interminables exámenes médicos, las pruebas determinaron que sufría una inflamación de un músculo del corazón y un ritmo cardíaco anormal. La solución para seguir jugando al fútbol pasaba por el quirófano y no lo dudó. Superó cuatro operaciones, aunque siempre con una doble incertidumbre: saber si podría volver a llevar una vida normal y si sería capaz de volver a calzarse las botas de tacos.

Las manos de los cirujanos y sus ganas de volver le ayudaron a superar su problema cardiaco. También su tesón. Engelbrecht se recuperó finalmente, volvió a entrenar y se convirtió en el primer futbolista profesional alemán con un desfibrilador implantado dentro del pecho. Este aparato registra sus datos cardíacos y reacciona automáticamente si detecta una anomalía.

El momento soñado por Engelbrecht llegaba a mediados del pasado mes. El joven, 24 años, volvía a jugar gracias a una placa especial que protege la zona del desfribrilador. Aunque no puede disputar un partido entero, es utilizado como suplente. En el choque del sábado entraba en el minuto 83 y marcaba en el 90 para darle a su equipo la primera victoria en los últimos dos meses.

Su celebración, como no podía ser de otra forma, fue especial. Se levantó la camiseta y mostró la que llevaba debajo con la leyenda «Nada es imposible». Luego, Engelbrecht se fundió en un abrazo con sus compañeros sin poder evitar las lágrimas. «El tanto fue un momento increíble», comentaba el goleador después del choque. «Sabes que realmente estás de vuelta cuando marcas», añadía.

Fuente: ABC Mundo

Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 23:17
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 23:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"