Deportes

¿Un espía de River en el entrenamiento de Boca?

A dos días del superclásico, la seguridad xeneize debió sacar a todos los periodistas en el predio Pedro Pompilio por un curioso episodio.

A dos días del segundo superclásico por Copa Sudamericana, se vivió un episodio poco común en el entrenamiento de Boca. 

La seguridad del club tuvo que desalojar a los periodistas presentes en el predio Pedro Pompilio porque el cuerpo técnico detectó a un supuesto infiltrado de River que observaba la práctica.

Los xeneizes realizaban su última práctica antes de quedar concentrados para el partido del próximo jueves, desde las 20.45, en el Monumental. 

Allí fue cuando habrían reconocido a un periodista partidario de River, que estaba observando los movimientos del equipo del Vasco. Para no generar problemas, la decisión fue evacuar a todos los presentes.

A lo Bianchi.En su tercer ciclo en Boca, Carlos Bianchi pasó por una situación similar. Antes de una partido antes Estudiantes, el Virrey y Juan Román Riquelme notaron la presencia de un periodista que no les era familiar. Ante la sospecha de que se podía tratar de un espía, lo hicieron sacar por la seguridad. Finalmente, se supo que se trataba de un joven periodista y que no trabajaba para el cuerpo técnico del Pincha.

Boca, sin equipo confirmado

 El entrenador de Boca Juniors, Rodolfo Arruabarrena, aún no definió la formación que se medirá el jueves con River Plate en Núñez, en una de las semifinales de la Copa Sudamericana, aunque hoy recibió la buena noticia de que el delantero Andrés Chávez practicó en forma normal tras haber dejado atrás un problema muscular.

En ese contexto, el 'Vasco' Arruabarrena entrenó a puertas cerradas desde las 9.30 en el complejo Pedro Pompilio, aledaño a La Bombonera, en un ensayo que priorizó lo táctico y en el que definió a la mayoría del equipo que saldrá a jugar el jueves en Núñez.

En ese grupo entrenó el 'Comandante' Chávez, quien ayer no lo había hecho debido a una contractura en el posterior derecho que lo tuvo a maltraer, pero ya está bien y será de la partida.

En el ensayo, Arruabarrena formó un equipo con Agustín Orión; Leandro Marín, Juan Forlín, Daniel 'Cata' Díaz y Nicolás Colazo; Cristian Erbes, Marcelo Meli y Fernando Gago, y luego se sumaron Jonathan Calleri y más tarde Chávez.
Esa formación era atacada por Guillermo Burdisso, Luciano Acosta, Pablo 

Ledesma, Franco Cristaldo y Gonzalo Castellani con centros cruzados de un sector a otro y desbordes por los extremos.

En el medio del ensayo, ingresó Calleri como una suerte de pivote, luego Chávez y más tarde dejó su lugar a Emmanuel Gigliotti, mientras que José Pedro Fuenzalida y Federico Carrizo, los dos que se disputan un puesto, participaron de ejercicios tácticos junto con sus compañeros en Casa Amarilla.

En cuanto a la formación, el que mayores chances tiene de jugar es el chileno Fuenzalida, ya que a Carrizo no le gusta jugar por el sector derecho, el que ocupó en el partido de ida en La Boca el 'Burrito' Juan Manuel Martínez, marginado el resto del año a raíz de un artero golpe de Leonel Vangioni.

Si bien al cuerpo técnico 'Xeneize' le gusta el desempeño de Carrizo y quedó conforme con sus recientes actuaciones ante Arsenal e Independiente, el ex jugador de Rosario Central no se siente a gusto por ese sector, ya que prefiere la banda izquierda.

Los nervios previos al superclásico en el que uno de los dos, o Boca o River, quedará en el camino, se reflejaron en algunos gestos como que sobre el final, Arruabarrena juntó a los tres delanteros de punta, Calleri, Gigliotti y Chávez, a presionar la salida del equipo rival, ejercicio del que también participaron Fuenzalida y Carrizo.

La sesión de entrenamiento 'Xeneize' fue presenciada por chicos del club Santamarina de Tandil, especialmente invitados por Arruabarrena. 

Opiniones (0)
17 de julio de 2018 | 10:50
1
ERROR
17 de julio de 2018 | 10:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"