Deportes

La idea está, pero hay que desarrollarla

La idea futbolística de Martino está clara en los papeles, pero falta desarrollarla y allí radica el principal inconveniente: no hay tiempo.

 La idea futbolística que tiene el técnico Gerardo Martino sobre este nuevo proceso del seleccionado argentino está clara en los papeles, porque todos los integrantes del plantel dan fe de ello, pero falta desarrollarla y allí radica el principal inconveniente: no hay tiempo para hacerlo.

A cualquier jugador que se le preguntó durante esta prolongada gira de 12 días por Inglaterra respondió lo mismo, que la propuesta pasa por "jugar a dos toques", para lo que se necesita una desmarcación constante; que hay que presionar "bien alto", algo que deben empezar los propios delanteros, aunque uno de ellos sea Lionel Messi; que hay que ser "profundos con los laterales", con lo que son necesarias buenas coberturas para no quedar mal parados ante una pérdida, y que tanto "se puede correr como hacer posesión" cuando las circunstancias así lo indican, pero siempre tratando de no saltear líneas.



En ese aspecto esta cantidad de días que se extendió la gira fue positiva para Martino en el plano del convencimiento, porque se dedicó a hablar con los jugadores más que a entrenar, ya que la puesta en práctica de la propuesta quedó directamente para los partidos.

Y en este aspecto, su criterio es que la información que todos reciben fuera de la cancha, también todos la pongan en práctica dentro de ella, sin importar el rival que haya enfrente.

Por eso el "Tata" realizó siete cambios el martes pasado frente a Portugal en Manchester, respecto del juego del miércoles anterior con Croacia en Londres.

Y pese a que en su cabeza va delineando un equipo titular con algunos "números puestos" según su leal saber y entender, tales los casos del arquero Sergio Romero (se quedó en 57 partidos en la Selección, a uno de alcanzar el récord de presencias que ostenta Ubaldo 'Pato' Fillol), los laterales Pablo Zabaleta y Marcos Rojo, el central Ezequiel Garay, que no estuvo en esta gira por lesión, los volantes Javier Mascherano y Lucas Biglia, más dos de los tres delanteros: Lionel Messi y Angel Di María, quiere a todos con "la lección aprendida".

Messi

La teoría está, la tesis se empezó a elaborar, pero para la demostración todavía parece faltar bastante. Vale empero que sostener la idea durante un mayor porcentaje de minutos no es sencillo cuando el cambio es también profundo.

Y el que mejor describió este momento del seleccionado post subcampeonato mundial fue Mascherano, quien en la víspera de la derrota por 1 a 0 frente a Portugal diseñó el siguiente concepto: "No es sencillo coordinar un modelo nuevo de juego, porque lo que también cambia es la manera de pensar".

El "Jefecito" Mascherano, tal como fue presentado por la "voz del estadio" en Old Trafford al momento de ofrecer las formaciones de ambos conjuntos, es el equilibrista en derredor del que bascula el equipo entre defensa y ataque, pero no es lo mismo presionar 20 metros más adelante que más atrás, ni ocupar los espacios sin retroceso ante una pérdida para no quedar al descubierto, ni evitar saltear líneas, por más que se corra, para mantener el control del juego.

Argentina


Y en este último punto hay detalles que deben ser asimilados con la gestión más que con la palabra, como por ejemplo la decisión de salir jugando desde el arquero, tal como lo hizo ayer Nahuel Guzmán, aún a riesgo de que una pérdida en el "Teatro de los sueños" le podía acarrear más de una pesadilla al equipo.

En la agenda del seleccionado está previsto que el reencuentro de la mayoría de estos futbolistas se dé recién dentro de cinco meses, cuando en marzo se desarrolle la primera gira 2015 posiblemente por otro país de habla inglesa como los Estados Unidos, aunque en vez de enfrentarse con rivales europeos se lo hará con Sudamericanos (dos de tres entre Perú, Ecuador y Colombia), como preparación para la Copa América de mediados del año próximo.

Un año en que Martino estará atento al devenir de los seleccionados juveniles, un tema que lo desvela, mientras prepara la sucesión de Humberto Grondona (hijo) para después del próximo Mundial sub 20, ya que desde que asumió tiene pensado para el puesto a alguien a quien bien conoce de Newell's Old Boys como Jorge Theiler.

Esto robustece la premisa de que la "idea está" y que parte desde los cimientos, porque para que el arquitecto rosarino levante el nuevo edificio futbolístico del seleccionado argentino necesita de bases sólidas, pero sobre todo de tiempo. 

Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 20:08
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 20:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"