Deportes

El caos y la pesadilla se adueñaron del parque

La Lepra sufrió la violencia de algunos hinchas cuando entraron a la cancha para agredir a Ayala. Además, hubo incidentes con la Policía.

Una más y van... Nuevamente los violentos volvieron a copar la escena eclipsando al fútbol. Esta vez el Bautista Gargantini fue el escenario para una escena de terror que tuvo al arquero Josué Ayala como el protagonista.

Independiente Rivadavia Santamarina 04

El reloj marcaba 35 minutos del segundo tiempo, Independiente Rivadavia caía 2 a 1 en el marcador y dos barras ingresaron al terreno de juego para agredir impunemente a Ayala (incluso algunos afirmaron que el portero en un principio fue empujado). En el momento en que se toparon con el arquero dos personas de seguridad privada intercedieron y alejaron al hincha de vuelta a la tribuna sur, todo mientras la pelota seguía en juego e incluso iba en dirección al arco Leproso. Insólito.

Independiente Rivadavia Santamarina 03

Ante este grave hecho el árbitro Bruno Bocca decidió prudentemente detener las acciones de juego. Sin embargo el grueso de la hinchada empezó a enfrentarse con algunos efectivos de la policía detrás del arco de Ayala que por suerte no pasó a mayores. Pasaban los minutos y todo parecía encaminarse a la reanudación cuando en la tribuna norte hubo un encontronazo entre la seguridad privada y algunos hinchas, lo que perpetuó la postergación parcial del encuentro.

Tras 20 minutos de suspensión y dudas, la redonda volvió a girar pero dentro de un clima tenso y enrarecido. Varios hinchas decidieron retirarse antes de que se reinicie el cotejo, mientras que los que se quedaron empezaron con reproches e insultos contra los jugadores y contra el presidente Domingo Marzari.

Independiente Rivadavia Santamarina 11


Pero la violencia no culminó con el silbatazo final, ya que en las inmediaciones del estadio Bautista Gargantini chocaron hinchas con la policía. Lamentablemente como ya es una costumbre, los simpatizantes no se bancaron la derrota y empezaron a arrojar proyectiles contra los uniformados que respondieron con varias balas de goma, todo a unos metros del ingreso de la popular sur.

Independiente Rivadavia Santamarina 06

Para ese momento se reforzó la seguridad tanto privada como policial alrededor del ingreso de los camarines, para evitar cualquier tipo de inconveniente con los hinchas, incluso con el grueso que se retiró con sus banderas y bombos por la playa de estacionamiento norte de la cancha.

Ahora en Independiente deberán esperar el informe del árbitro para saber si le caerá una sanción que puede ser económica o lo que es peor la suspensión del estadio.

Opiniones (1)
22 de julio de 2018 | 04:08
2
ERROR
22 de julio de 2018 | 04:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. son todos iguales estos leprosos patoteros, .
    1