Deportes

Cilic acabó con el sueño de Federer en el US Open

El croata sorprendió y derrotó al suizo en tres sets y jugará la final del último Grand Slam del año ante el japonés Nishikori, que eliminó a Djokovic.

El croata Marin Cilic rompió hoy el sueño de Roger Federer de ganar un décimo octavo título de Grand Slam al derrotar al suizo por 6-3, 6-4 y 6-4 para avanzar a una inédita final del Abierto de tenis de Estados Unidos ante el japonés Kei Nishikori.

"Es un día increíble para mí, me siento increíble, nunca soñé con ser capaz de jugar así, creo que el de hoy fue el mejor partido de mi carrera", dijo un exultante Cilic, 25 del ranking mundial, tras imponerse al número tres del mundo.

Horas antes, Nishikori, undécimo del ranking, había batido 6-4, 1-6, 7-6 (7-4) y 6-3 al serbio Novak Djokovic, número uno del mundo.

La final del lunes entre Nishikori y Cilic marca el fin de una era en el tenis: desde la final del Abierto de Australia 2005 que Marat Safin le ganó a Lleyton Hewitt, las definiciones de los torneos de Grand Slam siempre contaron con la presencia de al menos Federer, Djokovic o el español Rafael Nadal. Esta vez ninguno de los tres luchará por el título.

"Creo que va a ser un día sensacional para los dos, estoy extremadamente feliz de estar en la final", dijo Cilic, que jugó un partido perfecto.

La muestra más clara del nivel de Cilic hoy fue el juego con el que cerró el partido: convirtió tres aces consecutivos y definió el pase a la final con un revés paralelo contundente. Enfrente estaba el que muchos creen que es el mejor tenista de todos los tiempos, un muñeco hoy en manos del croata.

El día en el que el tenis dio paso a una nueva era fue caluroso, húmedo y de fuerte viento. La semifinal de Cilic y Federer se retrasó una hora debido a una fuerte tormenta y los espectadores se entretuvieron con el pedido de casamiento de Martina Navratilova a su novia, transmitido en directo en las pantallas gigantes del estadio.

Antes de que Cilic borrara de la cancha a Federer, Nishikori dio uno de los golpes del año al llevar por primera vez a Asia a la definición de un Grand Slam.

"No sé lo que está pasando, es una sensación increíble batir al número uno del mundo", dijo Nishikori, de 24 años, tras cerrar el triunfo con una derecha de su rival que aterrizó fuera de los límites. Su acceso a la final le garantiza ser el número ocho del ranking mundial a partir de la semana próxima.

Djokovic estaba desolado tras la derrota y no demoró ni una hora en abandonar el complejo de Flushing Meadows rumbo a Europa, donde lo espera su esposa embarazada.

"Mi juego hoy no estuvo ni cerca de lo que pretendía. Muchos errores no forzados, muchas pelotas cortas. Simplemente no fui yo", dijo el serbio, que sin confirmarlo dejó claro que probablemente no juegue la semana que viene en la India la serie por la permanencia en el Grupo Mundial de la Copa Davis.

Residente en Florida, Nishikori está acostumbrado al calor intenso y la humedad alta, condiciones que se dan también en verano en Japón.

"Fueron condiciones duras las de hoy, calor, humedad. Pero creo que me gusta jugar partidos largos, espero estar recuperado para la final", dijo el japonés, que ganó partidos en cinco sets tanto en octavos como cuartos de final. Ambas semifinales contaron con la presencia del ex basquetbolista Michael Jordan.

Quizás el calor llevó a Djokovic a cometer tantos errores, aunque más que la cantidad llamara la atención la calidad: algunos de ellos fueron groseros, golpes de un jugador rendido y agotado.

"No fue el Novak que conocemos", dijo el sueco Mats Wilander a dpa. "Quizás el calor lo afectó, sí".

Pese a ello, el reciente campeón de Wimbledon tuvo posibilidades de que se escribiera una historia diferente. Sacando 6-4, 1-6, 5-3 y 30-30, Nishikori estrelló una derecha en la red y cometió una doble falta para revivir a Djokovic.

Poco después, al ganar su servicio para igualar a cinco, Djokovic lanzó un alarido de esos a los que acostumbra apelar para intimidar al rival.

El grito no inmutó al japonés y pareció sin embargo agotar al serbio, que perdió con cinco errores propios 7-4 el tie break del tercer set. Nishikori hizo lo que tenía que hacer, aunque fue ayudado claramente por su rival, que falló los dos últimos puntos cuando había remontado una desventaja de 4-0 hasta situarse 4-5.

Humilde, Nishikori no dio por hecho que sus actuaciones estén revolucionando a los aficionados al deporte en su país: "Espero que esto sea una gran noticia en Japón. Son las cuatro de la mañana, pero espero que hayan estado viendo". 

Opiniones (0)
14 de agosto de 2018 | 11:09
1
ERROR
14 de agosto de 2018 | 11:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"