Deportes

Bielsa y Marsella, el primer gran problema

Las fuertes declaraciones del entrenador sobre el presidente del club desataron una interna en la institución.

Las incendiarias declaraciones del jueves de Marcelo Bielsa acusando al presidente del Olympique de Marsella, Vincent Labrune, de mentirle en cuanto a su política de fichajes dejan en una situación complicada e incierta al equipo del sur de Francia.


Presentado como un mesías a su llegada en junio, cuando el Marsella salía de una mala temporada, Bielsa ha metido a su club en una crisis profunda destapando las diferencias internas.


Si el argentino justifica cada día un poco más su apodo de El Loco es sobre todo "porque la dirección del club no le conocía cuando llegó y ahora no le comprende", explicaron este viernes en el entorno del club.


La víspera, en una conferencia de prensa, Bielsa criticó los fichajes hechos durante el último mercado.


"El tiempo que permite definir el equipo (el mercado de fichajes) acaba de terminar y el balance es negativo. No se ajusta lo que esperaba con lo que se ha materializado. Creo que el presidente me hizo promesas que sabían que no podían cumplir", afirmó Bielsa cuando fue preguntado por su opinión sobre las incorporaciones realizadas por el equipo marsellés.


"La salida de tono de ayer aumenta la tensión en el seno del club. Cada día más tenemos la impresión de que Bielsa es su propio jefe, una especie de electrón libre", señalan fuentes próximas al Marsella.


"Yo no sentía tensión en el club. El viernes por la mañana estaba todo tranquilo", asegura un observador del club. "Solo hay diferencias entre el entrenador y el presidente. Labrune es un buen presidente pero no estoy seguro de que la directiva sepa lo que hace, lo vemos con Bielsa", añade.


"Estoy muy sorprendido, es lo menos que puedo decir. Hemos construido el equipo teniendo en cuenta lo más posible la hoja de ruta de Marcelo", afirmó Labrune el jueves por la noche.


Pero había signos de este distanciamiento. "Ningún jugador de los ha llegado al club ha sido decisión mía", espetó Bielsa el 7 de agosto.

Uno de los técnicos más respetados, con una hoja de servicios en la que figuran equipos como Argentina, Chile o el Athletic Bilbao, no habría tenido nada que decir ante la marcha de Mathieu Valbuena al Dynamo Moscú, el traspaso a Catar del brasileño Lucas Mendes ni sobre las llegadas de Romain Alessandrini, del belga Michy Barshuayi o del joven brasileño de 19 años Doria.


Es algo difícil de creer y la mayor parte de los que siguen al club piensan que es una estrategia de comunicación en la que la dirección y Bielsa se pasan constantenmente la patata caliente.


"En un club normal y en condiciones normales, Bielsa estaría despedido. Pero, el Marsella está tan centrado en él que es imposible de esperar algo así. Los resultados deportivos y el tiempo dirán", añade el especialista.

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 13:26
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 13:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"