Deportes

Para los Pumas, un paso adelante sería dar la categoría

Dentro de un año y 15 días, Pumas y All Blacks volverán a enfrentarse. No por el Rugby Championship, sino por la primera fecha de la Copa del Mundo de Inglaterra. ¡Vaya partido! Será en un nuevo y mítico escenario: Wembley, la Catedral del fútbol que esta vez alojará a la ovalada. El test de ahora en Napier forma parte del escalón quizá más significativo y sabroso hacia el primer gran objetivo del futuro que se trazó el seleccionado argentino: jugar un gran Mundial y llegar bien parado a 2016, cuando arrancará otra historia con el Súper Rugby, y todo lo que generará a su alrededor.

El partido que se jugará el 20 de septiembre del año que viene a partir de las 12.45 hora argentina (info adicional para los fanáticos: el viernes próximo se pondrán a la venta las entradas en tickets.rugbyworldcup.com) tendrá para los Pumas un especial grado de hermandad con el Rugby Championship. Veamos este simple dato: en el Mundial de 2011, los argentinos llegaron al test de cuartos de final ante los All Blacks sin haberlos enfrentado en 5 años. La última había sido en 2006, en Vélez.

Ahora, en cambio, llegarán a Wembley con una base de 7 partidos consecutivos (el año que viene el RCh será más corto); por los puntos, ida y vuelta. Otro dato: a la madrugada, en Napier, Martín Landajo ya habrá jugado contra los All Blacks más veces (4) que Agustín Pichot (3). El actual medio scrum recién empezó a ser titular en los Pumas en el último cuatrimestre de 2012.

En la traza que marcó el Rugby Championship entre el pasado y el futuro en la alta competencia profesional, los Pumas están en un punto de inflexión en lo que refiere a su recambio en el plantel y a su sistema de juego, que tan buen aire generó en los dos encuentros con los Springboks. También la concreción del ingreso en el Súper Rugby agilizó los movimientos internos para aumentar el caudal de jugadores: el 16 y el 17 próximos culminarán en Rosario las 3 concentraciones juveniles Inter-PlaDAR (las anteriores fueron en Córdoba y en Tucumán), que habrán reunido a 95 chicos de las regiones Buenos Aires, NOA, Litoral y Centro-Oeste.

En todo ese contexto hay que ubicar a esta nueva batalla entre Pumas y All Blacks. Por eso, en ésta etapa, lo primordial es que el seleccionado argentino consiga un nuevo paso hacia delante en el juego. Si lo logra, hasta quizá pueda darle una sorpresa a los campeones del mundo. De todos modos no hay que olvidar que enfrente estará un rival al que no le gana nadie. Más aún: nadie le hace sombra siquiera. Preguntarles a los Wallabies por lo ocurrido hace dos semanas en Auckland.

¿Qué sería dar un paso hacia adelante? Dar la categoría. A veces, como sucedió en la reanudación del Rugby Championship en Pretoria, hay factores que juegan y que impiden llevar adelante un plan de juego. También, claro, está el rival, que en este nivel es lo mejor del mundo. Pero si el equipo mantiene su identidad y sus ganas de rebelarse dentro de la cancha, no importará tanto el resultado.

Ya no es como antes, que era una vez cada tanto contra estos equipos. Este partido es otra prueba que contiene el maravilloso desafío de la superación para los Pumas. Porque hay que seguir subiendo peldaños para llegar.

Fuente: La Nación

Opiniones (0)
19 de julio de 2018 | 15:30
1
ERROR
19 de julio de 2018 | 15:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"