Deportes

España y Estados Unidos siguen imparables

Tanto el Dream Team como los locales siguen con su paso arrollador en el Mundial de Básquet.

La selección de la República Dominicana celebró este miércoles su clasificación para los octavos de final del Mundial de básquet, pese a perder, de manera muy digna, con el temible combinado estadounidense, principal candidato al oro, por 71-106.

La victoria de Turquía ante Finlandia antes del enfrentamiento ante el Team USA, clasificó de manera matemática a los hombres de Orlando Antigua, ya que suman dos victorias ante los nórdicos y Nueva Zelanda.

Estos dos equipos, con una victoria cada uno, solo podrían aspirar en la última jornada a igualar a los dominicanos, pero estos siempre estarán por delante por sus victorias en los duelos directos.

ES una clasificación histórica para los dominicanos en su segunda participación mundialista.

En la anterior, en Filipinas-1978, la República Dominicana perdió sus tres partidos y quedó eliminada en la primera fase.

Con la clasificación en el bolsillo, los dominicanos saltaron a la cancha a disfrutar de poderse enfrentar a los jugadores de la NBA y aguantaron el tipo el primer cuarto (22-25), pero la calidad de los norteamericanos se fue imponiendo poco a poco para llegar al final con 71-106.

España 88 - 64 Francia:

España logró hoy su cuarto triunfo seguido en el Mundial de baloncesto al superar por 88-64 a Francia, lo que le permite asegurar virtualmente la primera plaza del Grupo A.

Sustentado por los dos hermanos Gasol (Marc con 17 puntos y Pau con 15), por la defensa y por la aportación coral de otros jugadores como Juan Carlos Navarro, Serge Ibaka o Sergio Llull, el conjunto local continúa invicto a la espera de que mañana se cierre la fase de grupos con un casi intrascendente duelo ante Serbia y de que el fin de semana comience el verdadero Mundial con los choques a vida a muerte a partir de octavos de final.

España, gran favorita al oro junto a Estados Unidos, no oculta que con el talento que atesora en ataque, si es intenso en defensa, tiene el triunfo en el bolsillo ante casi todos.

Como ante Brasil y liderada por el base Ricky Rubio, España fue feroz atrás de inicio. En la primera defensa, ni siquiera permitió el tiro a Francia, huérfana de Tony Parker pero que siempre dejó muestras de por qué el año pasado fue campeona de Europa.

Con Rubio estelar -cuatro puntos sin fallo, cinco asistencias, tres rebotes y tres robos en el primer cuarto-, España se lanzó 11-3. Lo que no robaba el base, lo tapaba bajo el aro Pau Gasol. Francia se rehizo con la entrada de Antonine Diot por Thomas Heurtel, siempre superado por Rubio.

Los "bleus" empataron 19-19 con un triple de Nicolas Batum, estrella del equipo junto a Boris Diaw, pero gracias sobre todo a los siete puntos del secundario Diot.

España tenía problemas para encontrar el aro rival, pero Navarro lo perforó con un triple sobre la bocina para dar al anfitrión el 22-19 del primer cuarto.

Navarro repitió al inicio del segundo y lo emuló Marc Gasol. Tres triples que volvieron a hacer que España se escapara 28-19. Batum y la buena dinámica de pases recortaron la renta que al final se amplió al 44-34 del descanso gracias a los puntos de los hermanos Gasol (12 de Pau y nueve de Marc) y a un nuevo esfuerzo defensivo dirigido por Ibaka abajo y por Jose Calderón y Sergio Llull delante.

España estaba encontrando las primeras dificultades del campeonato y la respuesta era satisfactoria.

Al comenzar la segunda parte, España aplicó más defensa. Con tres robos -de nuevo Rubio- y dos contragolpes, el subcampeón olímpico se escapó (52-36).

A partir de ahí, el duelo entró en un intercambio de golpes que favorecía al equipo que estaba en ventaja. Ni España sentenciaba, ni Francia se acercaba. Se entró al último periodo con un tranquilizador 65-50 para el equipo local.

Dos triples seguidos de España -uno de Llull y otro de Navarro- alargaron la diferencia a 18, la mayor del encuentro en ese momento (72-54), difícilmente salvable ya a sólo 7:22 minutos del final.

Un "alley-oop" de Marc Gasol sobre Ibaka concluyó en un mate del jugador de origen congoleño que puso los 20 puntos de distancia (76-56) y llevó al delirio a la afición de Granada.

Con el duelo ya sentenciado, el técnico español, Juan Antonio Orenga, pudo dar descanso a sus hombres claves y minutos a los menos habituales.

España se medirá mañana a Serbia consciente de que salvo milagro acudirá a los octavos de final de Madrid como líder del grupo. Le resta conocer si su primer rival en la fase final es Croacia, Senegal o Puerto Rico.

Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 19:41
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 19:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"