Deportes

España ganó y Estados Unidos "brindó un show"

El "Dream Team" inició su camino en el Mundial con una aplastante victoria por 114 a 55 a Finlandia, mientras que el local venció 90 a 60 ante Irán.

 Como una apisonadora, el "Dream Team VII" inició hoy su andadura en el Mundial de baloncesto de España 2014 con una aplastante victoria 114-55 sobre la debutante Finlandia.

No hubo cuestión en el estreno de Estados Unidos en el Grupo C del torneo, pese a la ausencia de sus grandes estrellas y a la juventud de los que ahora defienden el título conquistado por Kevin Durant y compañía en Turquía 2010.



Liderada por el pívot de los New Orleans Anthony Davis y por Klay Thompson, el escolta de los Warriors y máximo anotador del partido con 18 puntos, la tetracampeona saltó a la cancha decidida a imponer su ley desde el inicio y a acallar las voces que, durante la fase de preparación, cuestionaron su juego interior y su escaso repertorio ofensivo.



No todo funcionó a la perfección en el grupo dirigido por Mike Krzyewski, que necesita aún de ciertos ajustes. Pero "Coach K", como se conoce popularmente al seleccionador estadounidense, logró que su "winning team" (equipo ganador) sumara un triunfo más, y ya van 36, a sus ocho años de victorias ininterrumpidas.



El talento de los jugadores norteamericanos es tan exuberante y su condición atlética tan poderosa que incluso con un juego en el que la noción de equipo es más que difusa consiguen imponerse de manera irremediable.



Sin forzar la máquina, los estadounidenses ya aventajaban a los muchachos dirigidos por Henrik Dettmann por 15 puntos al término del primer cuarto, 31-16. Al descanso, la diferencia se fue hasta a un más que elocuente y casi sonrojante 60-18.



De inicio, Coach K prefirió formar con Kyrie Irving, el escolta de los Cleveland, y con Stephen Curry, de los Warriors, que con Derrick Rose. Pero saliendo del banco, el compañero del español Pau Gasol en Chicago resultó un buen complemento anotador para los interiores.



Los puntos de la vigente campeona llegaron básicamente desde la pintura y al contrataque. Davis, el nuevo hombre fuerte de los norteamericanos (17 puntos), y el pívot de los Nuggets Kenneth Faried percutieron como martillos. Y así, despejaron ciertas dudas sobre el juego interior estadounidense y paliaron las flaquezas del equipo desde la línea de tres (33 por ciento).



Las individualidades de la tetracampeona en ataque se complementaron con un buen trabajo colectivo en defensa. Y la placidez del encuentro dejó a los pupilos de Coach K muchos minutos para el lucimiento con jugadas espectaculares: mates y algún que otro alley-oop para ir agrandando la diferencia y contentar a la hinchada.



Finlandia, apoyada en la grada por más de 8.000 seguidores, recurrió a sus armas: la veloz dirección de Petteri Koponen, la experiencia NBA de Erik Murphy y su juego de equipo.



El extra le llegó de sus ruidosos hinchas, que festejaron cada canasta finlandesa como si de una victoria se tratara. Pero nada le alcanzó al equipo de Dettmann para intentar seguir el paso de los hombres de Coach K.



Los nórdicos disputan el primer Mundial de su historia invitados por la FIBA, el organismo rector del baloncesto. Y las diferencias son abismales. Pero su actuación frente a la súper potencia, pese al marcador, no careció de dignidad y de un derroche de vano esfuerzo.



Mañana, enfrentan a Ucrania y habrían agradecido ahorrarse al menos medio partido. Aun así, prometen darle guerra.



Estados Unidos, por su parte, se medirá a Turquía, en lo que supone una reedición de la final del Mundial de 2010. Los planteles de ambos equipos tienen muy poco que ver con los de hace cuatro años, pero el duelo se anuncia como uno de los más interesantes del Grupo C en esta primera fase. 

Pau Gasol arrolla a Irán y España vence 90-60 en su debut

La selección española de baloncesto, anfitriona del Mundial, debutó hoy con un sencillo triunfo 90-60 ante Irán en un partido que sirvió para asistir a una exhibición de Pau Gasol, autor de 33 puntos y ocho rebotes sin aparente esfuerzo.

El antiguo monarca español, Juan Carlos I, asistió desde el palco a un comodísimo partido del combinado entrenado por Juan Antonio Orenga dentro del Grupo A. Fue un entrenamiento ante 9.000 espectadores que también contó con algunos detalles espectaculares. A Pau Gasol le acompañaron su hermano Marc (15 puntos y 10 rebotes) y Rudy Fernández (12 tantos).

España comenzó el encuentro con sólo dos pívots disponibles, los hermanos Gasol, debido a unas pequeñas molestias físicas de Serge Ibaka y Felipe Reyes. Eso le obligó a jugar con Víctor Claver como improvisado relevo de los Gasol. Nada especialmente preocupante ante un rival tan endeble como Irán, por mucho que éste sea el campeón de Asia.

España


Irán arrancó con un sorprendente 6-4 a favor, aunque España reaccionó de inmediato con un demoledor parcial 17-3 gracias a un "mate" de Pau Gasol. Para entonces, el mayor de la familia contaba 12 puntos en 17 minutos. España cerró el primer cuarto con ventaja 27-18 ante un rival bastante más que digno.

La anfitriona disfrutaba en ataque gracias a la imaginación de Sergio Rodríguez y al martillo que es Pau Gasol. Su problema estuvo en la defensa, demasiado laxa. Fueron muchos puntos los recibidos por España si se tiene en cuenta la calidad del rival.

El segundo cuarto mostró una mayor energía de los españoles, de nuevo liderados por Pau Gasol. Esta vez también contó con la ayuda de Juan Carlos Navarro. Un triple del escolta del Barcelona situó a España con una máxima ventaja de 45-28 a tres minutos del descanso, que se quedó en 48-33 al intermedio.

Lo que no encontró España fue la forma de congestionar la muñeca del base Mahdi Kamrani, quien se marchó con unos impresionantes 16 puntos tras una serie de seis canastas en nueve intentos. España probó tres bases para defenderlo y ninguno encontró la solución al problema. Más esperados fueron los 19 tantos con los que se fue a descansar Pau Gasol, una pesadilla para los pequeños pívots iraníes.

España ofreció sus mejores minutos al inicio de la segunda parte, esta vez ya con un Ricky Rubio más aplicado en dirección y defensa. El ataque siguió siendo propiedad de los Gasol. La mejor jugada del partido ocurrió a los seis minutos del tercer cuarto, una sucesión de asistencias que concluyó con un "mate" salvaje de Marc Gasol para poner la diferencia 61-39.

A partir de ahí, lo que hizo España fue probar variantes defensivas y sistemas de ataque para compromisos venideros, además de intentar satisfacer las ansias de jugadas espectaculares de su afición. Mientras, Irán intentó sostenerse en pie, que no era fácil.

España se llevó un triunfo tan esperado como la diferencia final y mañana se le presenta un partido parecido con su choque ante Egipto. Luego le vendrán cosas más serias.

Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 01:03
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 01:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"