Deportes

Boca ya piensa en alternativas para suplir a Bianchi

Los dirigentes xeneizes entienden que el ciclo está terminado y que los próximos dos partidos son el límite. Guillermo y Palermo aparecen como opción.

Es demasiado complejo el escenario. Nadie se anima a jugarse un pleno, pero en silencio se tejen estrategias. No hay tiempo, no existe margen para el error. Pero sí hay plazos, porque Boca no puede seguir regalando jerarquía y rifando prestigio. Y no tiene que ver con las fortalezas que Carlos Bianchi asegura tener y que son genuinas, sino que desde la conducción de la Ribera leen el contexto y comprenden que todo está sujeto a dos partidos. Estudiantes y Vélez son las monedas que le quedan para gastar a este proceso. Lo demás son un montón de pelusas en el bolsillo.

Todo se trata de manejar con sumo cuidado, nadie arriesga una palabra de más. Porque conocen que el personaje con el que deben tratar, desde su condición de intocable, tiene una mirada diferente de la realidad. Es decir, los dirigentes de Boca no han hablando con Bianchi de plazos, pero la conducción del club se los ha puesto para sí, ya que siente que los problemas exceden a los resultados. Hay un inconveniente de fondo: los futbolistas no responden a los mandos naturales. Y no por rebeldía, sino por una cuestión de identificación con la propuesta y de claridad en el mensaje. Por lo tanto, si la debacle deportiva continúa, los dirigentes pegarán un volantazo.

La idea sería sentarse a charlar con Bianchi para poder, en conjunto, ponerle un final al proceso que comenzó hace más de un año y medio. Saben que el técnico está firme en su deseo de continuar y que en el vestuario les dijo a los jugadores que era el mejor plantel que tuvo desde que regresó a Boca, pero los dirigentes también comprenden que ya no tienen más espacios para pruebas o intentos.

La postura del DT, que conoce que para muchos dirigentes su ciclo está terminado, no se modificará por los próximos resultados. Por eso, en la intimidad, el Virrey habría pronunciado frases como éstas: "Si quieren que me vaya me van a tener que echar. Me van a tener pagar hasta el último centavo del contrato".

Los tiempos son los que juegan en contra. La seguidilla de partidos que tiene Boca los expone. Estudiantes y Vélez, por el torneo local, pero también están en el calendario los dos juegos con Rosario Central, por la Copa Sudamericana. Eso obliga a Angelici y compañía a tomar determinaciones importantes y hasta imaginar un mapa ya sin el Virrey como el entrenador xeneize. Porque muchos lo niegan, pero ya se están pensando en posibles reemplazos.

La idea de Daniel Angelici siempre fue poder contratar a Guillermo Barros Schelotto , pero ven difícil que el Mellizo deje Lanús ahora. Tiene un perfil más formal y, además, en su proyecto deportivo hay muchas competencias por disputar con la entidad del Sur.

En ese contexto, también aparece el nombre de Martín Palermo . Si bien tiene contrato con Arsenal, los dirigentes de Boca entienden que podrían conseguir una salida rápida del Titán del conjunto de Sarandí. Desde el entorno de Palermo no estarían tan seguros de querer asumir semejante empresa y en este contexto.

Si las salidas de Guillermo y Palermo resultan imposibles, una alternativa que no descartarían los dirigentes es mantener alguna charla con Gustavo Alfaro , que fue un nombre que varias veces sonó como candidato en Boca. Es uno de los nombres interesantes que están libres y se empieza a barajar como una chance real. Dentro de esa línea de búsqueda, algún dirigente habría deslizado en voz alta el nombre de Alejandro Sabella , pero se sabe que ésa no sería una operación simple.

La conducción de Boca se siente desorientada y no tiene demasiado claro cómo reaccionar. Lo que sí tiene asumido es que de no ganar en los dos próximos encuentros, el ciclo de Carlos Bianchi se terminará.

Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 15:27
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 15:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"