Deportes

La bronca de Gallardo por Lanzini

El entrenador de River Marcelo Gallardo lamentó hoy la partida del mediocampista en la previa de su debut en el torneo.

 El entrenador de River Marcelo Gallardo lamentó hoy la partida del mediocampista Manuel Lanzini, admitió que esa situación no le permitió confirmar el equipo para el debut del domingo frente a Gimnasia y suplicó porque los clubes europeos no se fijen en jugadores de su plantel para frenar el éxodo. 

"No puedo confirmarlo porque iba a jugar Lanzini. Mañana lo vamos a definir y se lo voy a comunicar a los jugadores", explicó Gallardo en conferencia de prensa sin dar mayores detalles, aunque en la práctica del jueves probó con Ariel Rojas como su reemplazante.

 "La pérdida de un buen futbolista como Manu obviamente la vamos a sentir. Sabía que era una posibilidad, y le deseo todo lo mejor. Lo único que me genera un poquito de pena es que es un jugador que con la calidad y jerarquía que tiene está para una liga mucho más importante", opinó sobre la salida de Lanzini rumbo al Al Jazira de Emiratos Árabes Unidos. 

En este contexto, Gallardo casi que suplicó a los dirigentes de River que puedan evitar vender a más jugadores, principalmente a los colombianos Eder Álvarez Balanta y Teófilo Gutiérrez, que están entre los concentrados para el domingo pero irán al banco de suplentes. "Lamentablemente corremos con esa desventaja, nuestro mercado es diferente al de Europa y su poder económico es mayor. En cuanto a las chances que se vaya alguien más va a depender de la voluntad del club de no venderlos, de la voluntad de los jugadores de no querer irse y de esperar que los clubes europeos no se fijen en nuestros jugadores", bromeó.

Opiniones (0)
24 de febrero de 2018 | 20:12
1
ERROR
24 de febrero de 2018 | 20:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve