Deportes

Federer, entre los ocho mejores en Canadá

El suizo derrotó al croata Marin Cilic, 7-6, 6-7 y 6-4 por los octavos de final del Masters 1000 de Toronto.

En una jornada donde el cabeza de serie número 1 y 3 cayeron, Roger Federer supo escapar de las redes para salir a flote y vencer un disputado encuentro de octavos al croata Marin Cilic por un marcador de 7-6, 6-7 y 6-4 tras más de dos horas y media de encuentro.

El partido comenzó vibrante. Un Cilic, bastante sólido desde el fondo, no se quería arrugar ante un tenista al que sólo le había conseguido ganar un set en cuatro partidos, mientras Roger tenía clara su estrategia, bolas profundas, slice cuando fuera posible y subir a la red a presionar. Gracias a este tipo de juego, pudimos ver puntos bastante buenos entre ambos tenistas.

A lo largo de la primera manga, fue Roger el que pareció más cerca de romperle el saque a su rival, aunque ambos dispusieron de bolas de break a favor, siempre salvadas con solvencia con un gran servicio. De esta manera, llegamos al desempate, donde Federer tiró de paciencia para esperar el error de Cilic con cuatro iguales, una ventaja que no desaprovecharía el de Basilea para cerrar el primer set.

El segundo continuó por los mismos derroteros que el primero. Un Roger mágico en ciertos momentos, con golpes de gran clase, abusando del slice y pegando duro acto seguido, castigando los puntos débiles del gigantón croata. Ninguno de los dos consiguió bolas de rotura hasta que llegamos al punto clave del encuentro, Cilic saca para mantenerse en el partido con 4-5 abajo. Aquí, en un juego que se alargó más allá de los 15 minutos, Federer dispuso de hasta seis bolas de partido. Tan sólo una de ellas pudo haber sido aprovechada por el suizo, pero su revés se quedó en la red. Cilic, sufriendo, acabó salvando su servicio y, más tarde, en el tie break, fue más consistente que un Roger que aún seguía pensando en las oportunidades perdidas. Marin se apuntaba el segundo set y alargó un poco más el encuentro y la hora de irse a la cama a los que veían el encuentro por la tele.

Superando las dos horas de encuentro, con los nervios a flor de piel y con cansancio acumulado en las piernas, las fuerzas se igualaron y los dos tenistas pasaron por algún que otro bache de juego, pero iban superando sus saques hasta que llegamos a un deja vu con 4-4 y saque para Cilic. De nuevo Federer volvía a disponer de bolas de break, y de nuevo las bolas del suizo se quedaban en la red. Cuando nadie sabía responder si esto tendría fin, a la décima bola de break fue la vencida y Roger pudo romper el servicio de su oponente para cerrar el encuentro con el saque.

Federer se medirá con el español, David Ferrer, por un puesto en semifinales del Masters 1000 de Toronto el mismo día en el que cumplirá 33 años.

Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 17:34
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 17:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"