Deportes

Carlos Cippitelli, el espíritu del rugby llevado a la vida misma

Amigos que lo conocieron expresaron sus sentimientos y comentaron sobre la personalidad del Gran Capitán y el camino que marcó en el rugby.

 El 31 de julio de 2014 será recordado en toda la provincia y también en el país porque lamentablemente dejó de exisistir el Gran Capitán del rugby mendocino: Carlos Cippitelli, producto de una larga enfermedad, el Cabezón se aproximaba a cumplir 54 años.

Carlos Cippitelli portada

Pero sus valores y sobretodo el ejemplo de vida que fue seguirán perdurando para siempre en la vida de todos los que lo conocieron y además les deja a los jugadores de rugby actuales el espíritu y compromiso que tuvo tanto adentro de una cancha como afuera de la misma.

Dos preguntas que respondieron algunas de las personas que lo conocieron y apreciaron fue el disparador para expresarse sobre esta gran personalidad que fue Carlos y en las cuales todos coincidían en algo: El espíritu y ejemplo de vida que fue.

María Marta García de Lizarraga:

1) ¿ Cómo era Carlos?

- El Carlitos era un ser muy especial, mi marido, el Lupín, lo entrenó cuando integró el seleccionado juvenil, en aquel Sudamericano de 1981, ahí entablaron una gran amistad que perduró con los años, como amigo era un tipo excepcional, era como un hijo para el Lupín, era frontal, de muchos valores”.

2) ¿ Qué le dejó al rugby de Mendoza?

- El ejemplo, el luchador que fue y los los valores que tuvo en su vida, un amigo incondicional que algunos no lo entendieron por la rectitud justamente de esos valores, un hombre que la peleó siempre y que hasta sus últimos días fue al Club del Parque. Una de las cosas que le voy a agradecer siempre es la foto que puso del Lupín en el gimnasio, además que cuando mi esposo falleció siempre estuvo a nuestro lado, a disposición de toda la familia”.

Adrian Gioeni ( compañero en el Mendoza Rugby y en el seleccionado mendocino):

1) – La principal virtud del Cabezón es que era un formador, aconsejaba a todos con su ejemplo tanto en el deporte como en la vida misma, en el veías el esfuerzo, la responsabilidad, el compromiso, todo esto se lo inculcaba a todos, además que también ayudo y les dio una mano a mucha gente. Fue un hombre justo y duro en sus principios, su intención siempre era que uno mejorase, por supuesto que en esos momentos a algunos no les gustaba que los rectificara pero hoy con el tiempo esos mismos valoran las enseñanzas de Carlos. Tenía una personalidad avasallante.

2)- Deja un legado importante, marcó el camino de muchas cosas para que a uno le vaya bien en la vida, su principal compromiso fue con la sociedad, siempre fue coherente en su accionar, era el que Dice y Hace, sus valores como persona los introdujo dentro de una cancha de rugby. Hoy la división que entreno, la M-19, le rendimos homenaje entrenando mucho, era lo que el hubiera preferido.

Daniel Muñiz ( ex jugador de Marista, rival y compañero de Carlos en el seleccionado).

1)- La personalidad de Carlos era impresionante, contagiaba, vivía el rugby como ninguno, me encantaba tenerlo como rival y compañero, dejaba todo en la cancha, jugaba en el mismo puesto que yo y daba gusto enfrentarlo porque era un caballero, un tipo leal.

2) Le deja al rugby actual las ganas de jugar, el amor por sus club, por la camiseta, el Espíritu que ponía siempre, el compromiso, la lealtal, cosas que a veces faltan en este rugby cada vez más profesional, a mí me gusta más ver el rugby local que el profesional, porque se parece más al que nosotros vívimos, el que compartimos con Carlos.

Horacio Marcerou, dirigente de Mendoza Rugby :

1)- Fui vecino de Carlitos de toda la vida, yo lo conocía desde antes que jugase al rugby, siempre tuvimos muy buena relación, era muy seguro en sus convicciones, un hombre muy respetado, un jugador sacrificado y sobretodo gran deportista.

2)- Nos deja su espíritu de lucha, a pesar de la enfermedad luchó hasta el final, demostró ser un Gran Capitán, siempre tuvo una conducta impecable, hay que seguir su ejemplo. A el le gustaba que lo visitasen, la verdad que estoy muy conmovido con su partida, es una pérdida enorme no solo para el rugby sino también para el fútbol, ya que jugaba muy bien y lo hizo en Independiente Rivadavia. Entre finales de los años 70 y principios de los 80 Carlos después de jugar un partido de rugby, iba y jugaba con el primer equipo de La Lepra.

- Tenía unos conceptos de vida muy claros, hoy se extrañan sus valores y el amor que tenía con el rugby, ojalá que estas generaciones tomen como ejemplo todo lo que hizo ya que a veces a los jugadores actuales les falta mayor compromiso hacia el juego, hacia el compañero.






Opiniones (1)
20 de febrero de 2018 | 15:05
2
ERROR
20 de febrero de 2018 | 15:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No soy del ámbito del rugby pero la muerte de Cippitelli me produjo dolor. Una anécdota que me pasó en ocasión de asistir a su gimnasio por una rehabilitación de tobillo, resulta que estaba haciendo mal un ejercicio, los profes atentos a otros asuntos en ese momento no lo notaron, en un momento veo que uno va corriendo adonde Cippitelli y vuelve a verme, me indica que el profe que estaba mirando TODO notó mi error y me indica cómo debo hacer el ejercicio? un tipo ejemplar
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve