Deportes

El éxito del Mundial no oculta los atrasos para Río 2016

El éxito de la organización del Mundial de Brasil no oculta los severos problemas de la organización de los Juegos Olímpicos.

Aunque el éxito en la organización del Mundial de fútbol en Brasil calma en parte los temores sobre los Juegos Olímpicos de 2016 en Rio, sus organizadores ya están en una carrera contrarreloj para minimizar preocupantes atrasos en las obras.

La gran fiesta del futebol ya quedó atrás y desde este lunes todas las miradas se centrarán en los Juegos que tendrán como escenario la cidade maravilhosa en 753 días.

El alcalde de Rio de Janeiro, Eduardo Paes, considera que el éxito en la organización de la Copa del Mundo contribuirá reducir los temores sobre los Juegos Olímpicos.

"Esta desconfianza que enfrentamos hace dos meses, ya no la tendremos más", dijo Paes la semana pasada a periodistas extranjeros. "Todavía tenemos mucho trabajo por delante, pero confiamos en poder entregar todo a tiempo", aseguró.

El principal quebradero de cabeza ahora es el Parque Olímpico de Deodoro, donde deben celebrarse competencias de siete disciplinas, entre ellas equitación, ciclismo (de montaña y BMX), tiro, esgrima y hockey sobre césped. Sus obras, que deberían haber comenzado en 2013, se inauguraron el pasado 3 de julio.

En Deodoro, tres instalaciones heredadas de los Juegos Panamericanos de 2007 tienen que ser renovadas, y otras deben ser construidas de cero.

La entrega está prevista para el primer semestre de 2016, lo que no da ningún margen de maniobra para los organizadores.

- Poca flexibilidad -

En Barra da Tijuca, en la zona oeste de Rio, estará ubicado el principal parque olímpico donde se desarrollarán las competiciones de 15 deportes. Hoy el parque se asemeja a un gran terreno baldío. Huelgas y retrasos afectaron el comienzo de las obras y la construcción del velódromo apenas comenzó.

Sobre un extenso terreno en forma de triángulo que bordea una laguna, sólo algunos cimientos se adivinan.

En un costado, se distinguen dos recintos inaugurados en 2007: la HSBC Arena, que acogerá la gimnasia y el trampolín, y el parque acuático Maria Lenk.

No muy lejos de allí, el futuro campo de golf todavía está en fase inicial y sin tribunas. La fecha de entrega prevista: mediados de 2015.

El general Fernando Azevedo e Silva, designado por la presidenta Dilma Rousseff a la cabeza de la Autoridad Pública Olímpica que coordina las obras, se muestra sin embargo "muy optimista".

"No tenemos retrasos confirmados, pero tampoco tenemos mucha flexibilidad [en materia de tiempo], en particular para Deodoro", admite en una entrevista con la AFP.

Al otro lado de la ciudad, mientras el Maracaná (fútbol) ya está operativo, el estadio olímpico Joao Havelange (atletismo) sigue cerrado y en obras desde hace más de un año porque el techo precisa reparaciones.

Además, está el problema en la limpieza de la bahía de Guanabara, donde deben disputarse las competiciones de vela y windsurf. Miles de litros de aguas residuales caen en la bahía sin ningún tratamiento cada segundo, y la limpieza prometida sigue haciéndose esperar.

"Va a estar limpia, no hay riesgo para los atletas", afirmó al respecto el alcalde Paes, que reconoció "algunos problemas" aunque "bastante lejos del espacio olímpico".

- El COI, a la espera -

A finales de abril, Brasil fue objeto de una dura reprimenda por parte el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates, a causa del estado de la organización de los Juegos de 2016, de la que llegó a decir que era "la peor que había visto" en 40 años de olimpismo.

Pero tras una reunión el viernes pasado con la presidenta Dilma Rousseff, el presidente del COI, Thomas Bach, se mostró mucho más positivo.

"Me quedé satisfecho al constatar la confianza que la presidenta Rousseff tiene en los Juegos y lo que ellos aportarán, y fue muy bueno oír que los Juegos y su legado serán una prioridad absoluta" desde este lunes, declaró Bach.

Un total de 27 proyectos deberían mejorar la ciudad. Entre ellos destacan la renovación de la zona portuaria, la construcción de una nueva línea de metro y la implementación de los sistemas de bus rápidos (BRT).

Un futuro túnel vial transolímpico de 23 kilómetros que unirá el centro de la ciudad de Rio de Janeiro con el Parque Olímpico de Barra de Tijuca, en el oeste de la ciudad, comenzó a construirse en noviembre de 2013.

A un kilómetro del Parque Olímpico, los 31 edificios de la Villa Olímpica están completados al 40% y más de 5.000 obreros trabajan diariamente en sus obras.

Al final de la competición, estos 3.600 apartamentos de alto nivel se venderán a particulares y sus precios podrán alcanzar hasta un millón de dólares para los más grandes (220 m2).

Los Juegos Olímpicos de Rio-2016 costarán al menos 36.000 millones de reales (unos 16.200 millones de dólares). Según las autoridades, cerca de la mitad de esta financiación será privada o procedente de consorcios públicos-privados.

Pero esa cantidad no es definitiva y la factura final sólo se conocerá en vísperas de la competición. Lo que se sabe de momento es que ese presupuesto parcial es ya más elevado que el de los Juegos de Londres-2012.
Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 00:01
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 00:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"