El uno x uno de Argentina en la final del Mundial

El seleccionado argentino dio todo ante Alemania pero sin embargo no fue suficiente. Mirá en esta nota el puntaje de cada jugador.

La seguridad del arquero Sergio Romero; la firmeza de la dupla central Martín Demichelis-Ezequiel Garay y el esfuerzo de Javier Mascherano no le alcanzó al seleccionado argentino para evitar la derrota con Alemania en el tiempo suplementario de la final del Mundial Brasil 2014.  

Esa pelota rematada por Mario Goetze en el minuto 7 del segundo tiempo extra hizo estéril el buen trabajo defensivo del equipo de Alejandro Sabella, al que le indudablemente le faltó peso ofensivo y contundencia para concretar el sueño del tercer título.  

Antes de sufrir el gol que sumió a la nutrida hinchada argentina en la desolación, Romero tuvo tres intervenciones vitales para sostener el cero que parecía cristalizarse hasta la tanda de penales.  

En esa tarea, también fueron importantes Demichelis y Garay, impasables en el juego aéreo y bien complementados para cerrar los espacios ante un rival inteligente para utilizar todo el ancho del campo en ataque.  Mascherano, el símbolo de la garra argentina en Brasil 2014, redondeó otra dignísima actuación pero la imagen final de la tarde volvió a mostrarlo incrédulo y resignado, como sucedió en Alemania 2006 y también en Sudáfrica 2010.  

Lionel Messi jugó una final irregular y no pudo escapar de la tendencia decreciente que mostró en la Copa FIFA 2014, acaso agotado física y mentalmente tras una floja temporada en la que perdió el Balón de Oro a manos del portugués Cristiano Ronaldo.   

SERGIO ROMERO (7): Jugó un buen partido y cerró un gran Mundial pese a la desconfianza que pesaba por su falta de continuidad en el Mónaco. Clave en tres tapadas antes del gol: dos a André Schürrle y otra a Toni Kroos. 

PABLO ZABALETA (6): El jugador de Manchester City cumplió una aceptable tarea defensiva, complementado con los marcadores centrales. Mostró mucha concentración para la marca, al margen de que el gol alemán se gestó con un desborde por su sector.  

MARTIN DEMICHELIS (7): Un partido sin fisuras. Atento para los relevos, seguro en el juego aéreo y rápido para los cruces. Desde su ingreso al equipo por Federico Fernández, el seleccionado ganó confiabilidad defensiva en el Mundial.  

EZEQUIEL GARAY (7): Otra sobria actuación del futbolista recientemente transferido al Zenit San Petersburgo. Tiempista y firme frente a los peligrosos delanteros del nuevo campeón del mundo. 

 MARCOS ROJO (6): Comenzó con dificultades por las proyecciones de Philipp Lahm pero con el correr del partido, especialmente en la parte final, recompuso su imagen. Tenaz para la disputa de cada balón. 

 ENZO PEREZ (5): Durante el primer tiempo ocupó el sector izquierdo y sufrió con las subidas del lateral Philipp Lahm. Su tendencia a desplazarse hacia el interior, le dejó un peligroso callejón al jugador de Bayern Múnich, que llegó su demasiada oposición al mano a mano con Marcos Rojo. En el segundo, con el cambio de esquema a 4-3-3, se ubicó por la derecha y se acomodó mejor al funcionamiento colectivo. Poca participación ofensiva.  

LUCAS BIGLIA (5): Solidario para la marca y las coberturas defensivas pero un poco inseguro en la administración de la pelota. Con el retraso de las líneas, muchas veces no encontró receptores.  

JAVIER MASCHERANO (7): Nuevamente fue el emblema del equipo. Su enorme esfuerzo merecía el título. Entregó hasta la última gota de sudor, se multiplicó por todo el frente defensivo, barrió, cubrió y no alcanzó a Schurrle en la corrida que derivó en el gol de Alemania. Una tarea incuestionable.  

EZEQUIEL LAVEZZI (6): Jugó un buen primer tiempo pero pagó con su salida la decisión de Alejandro Sabella de cambiar la táctica con tres delanteros para el segundo tiempo. En los momentos que Alemania ahogó la salida, se transformó en un bálsamo con su corridas para liderar contraataques. Defensivamente ocupó los espacios como exigió el entrenador.  

LIONEL MESSI (6): Jugó una final irregular, por debajo de las expectativas que Argentina tenía depositadas en él, aunque no mereció ningún señalamiento. Lo mejor de Argentina en ofensiva se generó en sus arranques. Le faltaron socios y también un poco de energía como en los últimos tres partidos de la Copa del Mundo.  

GONZALO HIGUAIN (4): Imposible no vincular su calificación al increíble gol perdido en el primer tiempo. Ocurrió a los 21 minutos cuando recibió una habilitación involuntaria de Toni Kroos. Quedó perfilado a la carrera, con el arco de frente y remató pifiado de derecha. Fue la única clara que tuvo.  - - - - -  

SERGIO AGÜERO (4): Flojo, como su nivel en toda el Mundial, del que marchó sin anotar goles y con una lesión muscular en el último partido del Grupo F. No fue socio de Messi y decidió mal en todas sus participaciones ofensivas.  

RODRIGO PALACIO (4): Como ante Holanda en la semifinal, tuvo una inmejorable ocasión para abrir el marcador dentro del área pero falló. Esta vez, un control largo, lo obligó a definir forzado y desviado por encima de Manuel Neuer.  

FERNANDO GAGO (5): Una tarea intrascedente, tanto en la contención, que no es su fuerte, como en la administración de la pelota. 

Opiniones (0)
23 de febrero de 2018 | 07:58
1
ERROR
23 de febrero de 2018 | 07:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"