Confirmado: Copacabana es suelo argentino

Cerca de 10 mil hinchas se juntaron para alentar al seleccionado en la previa del encuentro por la final de la Copa del Mundo ante Alemania.

Alrededor de 10.000 argentinos tiñeron hoy de celeste y blanco la emblemática playa brasileña de Copacabana, con un "banderazo" en respaldo al seleccionado de Alejandro Sabella, que intentará mañana conseguir su tercer título mundial, tras 28 años de sequía, cuando se mida con Alemania en la final de Brasil 2014, que se jugará en el Maracaná de Río de Janeiro.  

Los simpatizantes `albicelestes`, a través de las diversas redes sociales, se citaron a las 15 en el parador 4 de Copacabana, ubicado a sólo unos 200 metros del Fan Fest, en el que desde las 17 se transmitió el partido de Brasil contra Holanda, por el tercer puesto de la Copa del Mundo, algo habitual desde el inicio de la cita ecuménica.  

Cerca de las 16 la tradicional Avenida Atlántica era virtualmente suelo argentino, con masivos grupos de gente de Capital Federal, Berazategui, Glew, Lanús, La Plata, Merlo, Moreno, Isidro Casanova, Olivos, San Isidro, San Pedro, Misiones, Rosario, Santa Fe, Villa Cañas, Córdoba, Tucumán, Rafaela, Villa Gesell, San Juan y Mendoza.  Allí, convivieron, en un clima de fiesta, hinchas de Boca Juniors, River Plate, San Lorenzo, Racing Club, Independiente, Lanús, Gimnasia (LP), Estudiantes (LP), Quilmes, Newell`s, Rosario Central, Huracán, Argentinos Juniors, Vélez Sarsfield, Colón y Unión de Santa Fe, Talleres de Córdoba, Crucero del Norte, Almirante Brown, Chacarita Juniors, Defensa y Justicia, Deportivo Merlo y Atlético de Rafaela.  Al grito de "Brasil decime se que se siente, tener en casa a tu papá...", un clásico de los simpatizantes argentinos contra los brasileños; 

"Miren, miren que locura, miren, miren que emoción, vos te vas para Brasilia, yo me quedo en Río para ser campeón" y "Ponga huevo huevo Argentina, ponga huevo, huevo sin cesar, que el domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar" los hinchas le pusieron ritmo a la tarde carioca.  Y la escenografía se completó con numerosas banderas entre las que se destacaron una que rezaba 

"Dásela a Messi la p... que lo parió"; otra que decía "Hagamos Lio (por Messi) que D1OS (por Maradona) nos cuida" con la foto de los dos dos cracks más el papa Francisco", de unos chicos de Paraná, Entre Ríos; y otra que decía "Prohibido olvidarlas, volveremos", por las Islas Malvinas.  A medida que cayó el sol, y se presentó la tarde-noche carioca, el fernet con coca, la cerveza, y el tequila, entre otras bebidas alcohólicas, se convirtieron en las invitadas de lujo en una fiesta que pareció no tener fin y se extendió durante muchas horas más, mientras a 200 metros, otras 20.000 personas seguían las alternativas de Brasil-Holanda.  

Un partido que no alteró el normal funcionamiento de Río de Janeiro, una ciudad que dejó en claro el desencanto con el seleccionado de Luiz Felipe Scolari.  Pasaron las horas, flamearon bien alto las banderas, se escucharon aún más cánticos, corrió el alcohol y la fiesta, que continuó sobre la playa, transcurrió en armonía, más allá de alguna u otra mirada desafiante entre argentinos y brasileños.  A horas de la final con Alemania, los fanáticos "albiceleste" ratificaron que Copacabana es suelo argentino, tal como había quedo claro antes del primer partido de Brasil 2014 ante Bosnia. 

 


Opiniones (0)
21 de junio de 2018 | 13:02
1
ERROR
21 de junio de 2018 | 13:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"