Argentina copa Río de Janeiro en busca de entradas

A dos días de la final, la ciudad brasileña comenzó a recibir grandes cantidades de turistas argentinos que pujan por una entrada en la reventa.

Río de Janeiro comenzó a vivir hoy un fin de semana de excepción con la llegada de miles y miles de argentinos que, sin entradas, ansían un lugar en el Maracaná para ver la final del Mundial de fútbol entre su selección y Alemania.

"El que quiera venir que venga, esto va a ser una fiesta", dijo el embajador argentino en Brasil, Luis María Kreckler, en declaraciones a radio

"La Red"

, donde estimó en 100.000 la cantidad de compatriotas que estarán en la ciudad carioca.

Ante los miles de argentinos que viajarán en avión, automóviles y autobuses sin entradas, señaló que el Sambódromo "está reservado" para ellos: "Y también van a poder ir al 'Fan Fest' en la playa de Copacabana".

"Entre 35.000, 40.000", advirtió el diplomático, podrán ver el duelo desde las gradas del Maracaná, donde hay lugar para 78.000 espectadores. No estará entre ellos la presidenta argentina, Cristina Kirchner, que en la noche del jueves confirmó por carta a su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, que no asistirá a la final.

Hinchas goleada

Las compañías de aviación aprovecharon la fiebre mundialista en Argentina para multiplicar por más de tres los valores de los pasajes hacia Brasil.

Aerolíneas Argentinas, por ejemplo, ofrece pasajes de ida y vuelta, con retorno a partir del miércoles 16 porque no hay vuelos disponibles antes, por unos 27.800 pesos (cerca de 3.400 dólares al valor oficial), cuando esos mismos tickets suelen costar de 600 a 1.000 dólares.

Según informaron hoy medios locales, unos 26.000 efectivos se encargarán de garantizar la seguridad el domingo en Río de Janeiro, donde después de días de intensa lluvia, las previsiones meteorológicas auguran temperaturas frescas y cielo nublado sin precipitaciones para el día de la final.

Las condiciones climáticas se esperan por lo tanto perfectas para albergar la tercera final mundialista entre Alemania y Argentina, la más repetida en la historia del torneo.

Hinchas Argentinos

En México 1986, el título fue por 3-2 para la Agentina del mejor Diego Maradona, mientras que en Italia 1990, Alemania se vengó con un triunfo por 1-0 desde el punto de penal.

"Después de 20 minutos deberíamos haber estado ganando 3-0, 4-0 o 5-0", recordó Andreas Brehme el duelo en Roma. "Si en una final un equipo como Argentina no tiene un sólo tiro de esquina, apenas avanza en el campo y no tiene una sóla posibilidad de gol en 90 minutos, entonces creo que no se puede poner en duda nuestro triunfo", agregó en la edición online de hoy de la revista alemana "Der Spiegel".

Mientras tanto, los análisis sobre el partido del domingo son de todo tipo. Maradona cree que "los jugadores alemanes están muy confiados" tras el 7-1 a Brasil. El brasileño Zico opina que "como equipo Alemania es mil veces mejor que Argentina, pero como jugador, Messi puede cambiarlo todo".

A 1.300 kilómetros de Río, Brasil y Holanda se enfrentarán mañana en Brasilia en el siempre triste encuentro por el tercer y cuarto puesto en Brasilia. Ese mismo día los finalistas ultimarán su preparación para la final.

"Vamos a dar todo lo que tenemos para este éxito", dijo Thomas Müller en Santo André, antes de partir hacia Río. "Simplemente queremos ser campeones del mundo", añadió el capitán del equipo, Philipp Lahm.

El mismo deseo albergaban los argentino en Cidade do Galo, cerca de Belo Horizonte, donde el mediocampista argentino Ángel Di María entrenó hoy con carreras cortas e intensa actividad física para acelerar la recuperación de la lesión muscular que sufrió hace una semana y que lo mantiene en duda de cara a la final.

Gane o pierda, Alejandro Sabella dejará de ser el seleccionador tras el partido ante Alemania, dijo su representante, Eugenio López, en declaraciones que publica hoy el diario deportivo "Olé". 

 

Opiniones (0)
21 de mayo de 2018 | 16:20
1
ERROR
21 de mayo de 2018 | 16:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"