Las dudas y los juegos psicológicos de Holanda

El "malestar" de Van Persie y el "milagro" de De Jong, son dos cartas que Van Gaal no ha querido jugar para sorprender a la Argentina.

El choque entre Holanda y Argentina por las semifinales del Mundial tiene ingredientes de sobra para atraer la atención de cientos de millones de personas, pero en los últimos días sumó un interesante componente extra, la posibilidad del "milagro De Jong".

¿Jugará Nigel De Jong? El mediocampista defensivo del Milan es una garantía en su puesto, y no necesariamente el violento jugador que tantos tienen en mente tras aquella patada a la altura del pecho al español Xabi Alonso en la final de Sudáfrica 2010. Desde su lesión en la ingle el 29 de junio ante México, De Jong no volvió a jugar.

Louis Van Gaal, técnico de Holanda, abrió todas las posibilidades y no definió ninguna, cómodo en la táctica de esconder y crear así dudas en el rival de cara a la semifinal de Brasil 2014 en el estadio Itaquerao de Sao Paulo.

"Se probó y tenemos que esperar a ver cómo reacciona", dijo Van Gaal. "Si quiere regresar tan rápido tendremos que ver antes cómo reacciona. Si puede jugar tendremos el milagro".

El "milagro" pareció anticiparse el domingo, cuando todos sus compañeros le dedicaron a De Jong un aplauso en el inicio del entrenamiento en el estadio del Flamengo en Río de Janeiro. Y se reforzó, al vérselo entrenar a fondo y sin dificultades en el reconocimiento del campo de juego en Sao Paulo.

Van Gaal hará todo lo que tenga a su alcance para que De Jong juegue, sabe lo que vale el mediocampista.

"Es muy difícil de sustituir, Nigel es muy importante para el equipo titular y para ejercer presión desde el principio, es difícil encontrar un sustituto porque tiene características que otros no tienen", dijo tras la angustiosa victoria por penales sobre Costa Rica.

Más allá de su histórica imagen de duro, moderada en Brasil, el seleccionador holandés sabe bien cómo manejarse en público, y hoy envió una serie de mensajes destinados a incrementar las dudas de Alejandro Sabella, el entrenador argentino.

"No lo sé", dijo Van Gaal, cuando se le preguntó si Robin Van Persie, que se entrenó hoy en forma separada de sus compañeros, saldrá mañana como titular en una tarde que promete lluvia.

"Robin tiene un problema estomacal. Era mejor no entrenar para no empeorarlo", explicó el seleccionador. "No sé si estará al cien por ciento, tenemos que tomar la decisión mañana. Robin es muy importante".

"Mañana tendré que tomar todas las decisiones, falta más de un día", insistió ayer Van Gaal, que tiene también a los defensas Ron Vlaat y y Daryl Janmaat y al defensa Leroy Fer con problemas físicos.

Pero la clave es De Jong, un jugador que suma seguridad a sus compañeros. Si finalmente juega, su objetivo bien podría ser el de controlar a Lionel Messi, la gran carta ganadora de una Argentina que también juega con una incógnita importante: el estado del aparentemente recuperado Sergio "Kun" Agüero, el mejor socio y amigo del "10" del Barcelona.

Opiniones (0)
19 de julio de 2018 | 05:14
1
ERROR
19 de julio de 2018 | 05:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"