Brasil – Alemania: Nervios y reventa caliente en la previa

Mientras algunos cantan y se divierten otros intentan conseguir tickets de último momento al mejor precio posible.

Fanáticos brasileños y alemanes pugnaban esta tarde contrarreloj por la conquista de una entrada para presenciar la semifinal del Mundial 2014, que jugarán los seleccionados de sus respectivos países a partir de las 17 en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

El último partido previsto en la capital de Minas Gerais agudizó la fiebre de la reventa, en el momento de máxima sensibilidad del tema por la detención y posterior liberación del titular de la empresa tercerizada Match Hospitality, el británico Raymond Whelan, acusado de liderar una organización de comercio ilegal de entradas.

Tanto las consultas sigilosas por boletos como los pedidos deliberados (y desesperados) con carteles en diversos idiomas abundaban en las inmediaciones del estadio, en el shopping del Barrio Santa Efigenia, donde la FIFA tiene el local de expendio de entradas, y también en el Aeropuerto Internacional Tancredo Neves.

Los revendedores se movieron esta vez con mucho más disimulo respecto de partidos anteriores cuando el escándalo del mercado negro todavía no había estallado.

La presencia de grupo policiales en puntos estrátegicos de concentración en las zonas aledañas al Mineirao y otros puntos de la ciudad demandó nuevas estrategias para el comercio de boletos fuera del ámbito oficial.

Entre 1.800 y 12.000 reales(aproximadamente 900 y 6.000 dólares) se ofrecían a extranjeros las entradas en diversos sectores del estadio para el segundo antecedente mundialista entre Brasil y Alemania.

La Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) informó que desde ayer ingresaron a Belo Horizonte turistas de más de 30 nacionalidades, con un promedio de edad de 28 años y alto poder adquisitivo. 

Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 21:52
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 21:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"