Diez razones para creer en Argentina

El peso de la historia, la versatilidad de Sabella y la presencia de Lionel Messi son algunas de las razones que invitan a soñar con una selección argentina consagrándose en Brasil.

Con el pasaje a semifinales, la Selección argentina cruzó el Río Rubicón, como quería Alejandro Sabella, pero ahora se avecina el momento decisivo, donde el equipo deberá demostrar si está para ganar el Mundial o sólo se conforma con haber llegado a esta instancia después de 24 años donde el freno quedó en cuartos de final.

La cuestión, entonces, es dilucidar cuales son las diez razones que llevan a pensar que se puede ganar la Copa del Mundo, las que se estiman y se detallan a continuación:

1) El peso de la historia:

Argentina es un nombre que impone respeto a nivel mundial en el aspecto futbolístico. Las demás selecciones, en especial Brasil, hasta nos temen, en una situación que hay que aprovechar para fortalecerse desde lo anímico.

2) El crecimiento futbolístico:

Argentina fue de menor a mayor en esta competencia. Arrancó con dudas y otro sistema ante Bosnia, pero luego cambió para bien, con un esquema más ofensivo y ganó todos los partidos marcando superioridad ante el rival.

3) La actitud anímica:

Sin caudillos que se destaquen entre los once, el equipo se consolidó como un bloque, tanto para defender como para atacar. Se lo nota solidario, con despliegue físico. Los delanteros aparecen como la primera línea defensiva de la formación.

4) La inteligencia del técnico:

Criticado en un comienzo, Alejandro Sabella supo cambiar a tiempo. Primero de sistema, y después, ante los bajos rendimientos, también de nombres. Se la jugó ante Bélgica y acertó, con los ingresos de Demichelis y Biglia. Se lo nota muy concentrado.

5) Antecedentes para creer:

En los últimos mundiales que Argentina arribó a semifinales, siempre llegó a la final. En 1978, consagrándose campeón ante Holanda; en 1986, ganando el título frente a Alemania; y en 1990, perdiendo en un partido muy polémico ante los teutones.


6) La jerarquía individual:

Desde Romero, con sus atajadas claves del comienzo, pasando por la personalidad de Mascherano y hasta llegar al talento de Messi, Argentina siempre encontró respuestas a tiempo. Apareció Higuaín, y si bien se cayó Di María, volvería Agüero.

7) El apoyo de los hinchas:

Después de Brasil, Argentina es la selección que más respaldo popular tuvo en este Mundial. Fue impresionante el ir y venir de los hinchas de una sede a otra, garantizando al menos la presencia de unos 30 mil en cada estadio donde le tocó jugar.

8) El aspecto físico:

Aunque sufrió dos lesiones de importancia, como las de Agüero y Di María, el equipo jugó en ciudades de temperaturas no muy altas y sin tanto trayecto entre una y otra. Ganó todos los partidos en la cancha, sin pasar por el desgaste de la tanda de los penales.

9) La unión del grupo:

Todos la remarcan, desde el cuerpo técnico, pasando por los jugadores y los dirigentes. Se los nota unidos, metidos en el objetivo, cantando como hinchas, concentrados como nunca en cada partido. Saben que un país espera y ellos quieren alegrarlo.

10) La presencia de Messi:

Tener al mejor jugador del planeta es una ventaja que nos distingue. La Pulga apareció de a ratos en lo que va del Mundial, pero siempre fue determinante, ya sea marcando goles, asistiendo o juntando rivales para generar espacios.

Opiniones (1)
16 de julio de 2018 | 01:44
2
ERROR
16 de julio de 2018 | 01:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que lindo el periodismo, a Sabella ya le estan encontrando ojos azules y 1,80 de altura.
    1