Beckenbauer: "Emoción asegurada para las semifinales"

El ex futbolisa Franz Beckenbauer analiza los cruces de semifinales del Mundial y da sus candidatos a pelear por la copa.

Es una pena que el ánimo antes de los partidos de las semifinales se haya enturbiado por la grave lesión de Neymar, con distancia el jugador más determinante de Brasil. Como en la semifinal contra Alemania le faltarán sus dos principales piezas, ya que el capitán Thiago Silva está sancionado por acumulación de tarjetas, Brasil será excepcionalmente un "outsider" pese a la ventaja de ser local.

Ahora se plantea la cuestión de si los brasileños pueden liberarse de tanta presión y jugar sin esa carga. Además habrá que ver si los jugadores suplentes hacen un esfuerzo especial. Es posible, pero hay que verlo.

Las estadísticas contaron 54 faltas en el partido entre Brasil y Colombia, y muchos se enfadaron por ese récord. Yo lo veo un poco diferente. Un partido de cuartos de final de un Mundial no es una reunión de señoras para tomar café. Un partido sin cuerpo y sin lucha por el balón no sería fútbol. Aunque la fractura de vértebra de Neymar es una pena, es difícil para mí decir que el colombiano Zúñiga lo hizo a propósito. Le dio con la rodilla en la espalda, donde no procede, pero a mí me pareció más una torpeza. Pero quizá fuera también la primera impresión. La FIFA lo investigará.

El 2-1 en cuartos de final ante Colombia fue el mejor partido de Brasil hasta el momento. En los encuentros anteriores hubo demasiadas acciones individuales, se corrió mucho con la pelota. Ante Colombia fueron más constantes y estuvieron más seguros a la hora de combinar.

La selección alemana me gustó mucho en el 1-0 ante Francia, nuestra vecina europea. Aunque el resultado fue ajustado, fue una victoria merecida. Los alemanes estuvieron más cerca del 2-0 que los franceses del empate.

El equipo de 'Jogi' Löw jugó muy listo, muy inteligente. Hicieron todo lo que necesitaron para tener éxito. Y me parece que aún pueden mejorar.

Se discutió mucho si el capitán Philipp Lahm debería volver a su posición de lateral derecho. Creo que no es tan decisivo, porque cuando Lahm juega en el medio del campo lo hace fenomenal. Y cuando juega como defensor lo hace igual de bien. Es parecido al portero alemán Manuel Neuer. Da igual que juegue fuera del área, en la línea de meta o en cualquier otro lugar: en este momento es el mejor portero del mundo.

Las elecciones del seleccionador Löw parecen perfectas hasta el momento. Un buen ejemplo es Sami Khedira. Cuando jugó la final de la Liga de Campeones con el Real Madrid, naturalmente no estaba en plena forma tras la rotura del ligamento cruzado. Ahora aparece de repente y ya en los octavos de final con Argelia tomó las riendas. Khedira y Schweinsteiger forman una pareja de medios que encaja.

Además de Brasil y Alemania también están las semifinales Holanda y Argentina. Una fiesta muy apretada podría decirse. Costa Rica fue la mayor sensación en décadas y Holanda sólo pudo avanzar a la siguiente ronda con la tanda de penales. No soy ningún profeta, pero si Arjen Robben sigue brillando de esta manera tiene muchas posibilidades -junto a Manuel Neuer- de ser elegido el mejor jugador del torneo.

De Argentina no hay nada nuevo que contar. Ellos confían de forma habitual en Messi e Higuaín, que marcó el único gol del partido contra la tapada Bélgica. Y una vez que marcan su filosofía es clara: todos a defender. Que Argentina alcance la final dependerá probablemente de que Di María se recupere de su lesión muscular para el próximo partido. Es un jugador clave.

No habrá grandes sorpresas en las semifinales, donde habrá dos europeos y dos sudamericanos, pues cualquiera puede ganar. Lo que es seguro es que serán emocionantes. 

Opiniones (1)
22 de febrero de 2018 | 00:58
2
ERROR
22 de febrero de 2018 | 00:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Para el próximo mundial les sugiero que publiquen notas de otro columnista más imparcial que este. El prestigio sólo no alcanza también se debe procurar que sea objetivo en sus apreciaciones y este señor no lo es, como la mayoría de ex jugadores europeos creen que Europa es el ombligo del mundo. Un saludo.
    1