Un día de gloria para Argentina

La selección de Alejandro Sabella se metió, tras 24 años, en semifinales al superar a Bélgica por 1 a 0. El sueño de levantar la copa del mundo se acrecienta una vez más. Una selección apoyada en Messi que ahora va por Holanda.

Lionel Messi y sus compañeros festejaron casi como una final el haberse desprendido de la pesada mochila que lastraba a la selección argentina desde hace 24 años al clasificarse hoy a las semifinales del Mundial de Brasil 2014.

"Es increíble", celebró Messi luego de estrechar en un eterno abrazo al técnico Alejandro Sabella tras la victoria por 1-0 sobre Bélgica en Brasilia.

El delantero cantó, bailó y devolvió, agitando sus brazos al cielo, cada voz de apoyo de los hinchas argentinos que se negaban a dejar el estadio Mané Garrincha, de Brasilia donde la selección albiceleste escribió hoy una página importante de su historia.

Por fin, la tercera fue la vencida para los argentinos, que venían de chocar en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 con el muro de cuartos de final, en ambas ocasiones perdiendo ante Alemania.

"Para los que llevamos mucho tiempo acá, han sido años muy duros, nos ha costado pasar esta fase", reconoció el mediocampista Javier Mascherano. El jugador del Barcelona sabe de qué habla, ya que vivió en carne propia el sufrimiento argentino en los dos anteriores Mundiales.

"No sólo para mí, sino también para muchos de los chicos fue difícil, pero llegó", festejó tanto con alegría como con alivio.


Para el arquero Sergio Romero, la clasificación a la ronda de los mejores cuatro tuvo un sabor especial tras padecer la goleada germana cuatro años atrás en los cuartos de final.

"Siento una alegría inmensa, más que nada por haber pasado una barrera que a nosotros en 2010 se nos negó de una manera fea, porque nos fuimos con un 4-0 que la verdad es que no era la imagen con la que nos tendríamos que haber ido. Ese día tendríamos que haber perdido 1-0, porque el grupo se había matado en ese 2010, era un gran grupo, pasamos bien a México ganándole 3-1 y nos fuimos de una manera muy fea con Alemania", señaló Romero, al recordar el triste final de la era de Diego Maradona como técnico albiceleste.

Haber superado la traba de los cuartos de final liberó a Messi y a sus compañeros para soñar despiertos con una final en el Maracaná dentro de ocho días. "Cruzamos el (río) Rubicón", graficó el técnico Alejandro Sabella. "Ahora vamos por más, porque para eso estamos", anticipó.

"Sería de tontos dejar pasar esta chance, porque no sabemos si vamos a poder volver a tenerla", advirtió Mascherano. "Estamos a un paso de jugar una final del Mundial, que es lo que todos deseamos. Ojalá el miércoles podamos hacer un gran partido y estar el 13 en el Maracaná", deseó.

"Todavía faltan dos partidos para cumplir el sueño por el cual vinimos desde el primer día", añadió Gonzalo Higuaín, autor del gol de la victoria ante Bélgica.

Tampoco Messi se conforma sólo con haber cumplido el "primer objetivo". "Seguiremos luchando por este sueño que tanto queremos", prometió el crack, resuelto a levantar la Copa del Mundo, el único título que le falta.

Formación argentina papa Francisco

Higuaín es el quinto goleador argentino en Mundiales

Gonzalo Higuaín volvió a ser el delantero de peso que lo llevó a ser elegido por Sabella como una pieza inamovible de la Selección. Presente en el sistema de ataque, encarador, potente e incisivo en el área. Bélgica fue su víctima en la tarde de Brasilia.

El Pipita convirtió el único gol del triunfo argentino y sumó cinco conversiones en tres partidos. De esa forma, se transformó en el quinto goleador de la Selección en los Mundiales, escalón que comparte con Lionel Messi.

Corea del Sur y México fuero los equipos a los que el delantero les marcó en Sudáfrica 2010. A los orientales les metió tres goles, mientras que a los "aztecas" les convirtió uno en los octavos de final. En esta oportunidad, rompió la red en el primer tiempo del duelo ante Bélgica por los cuartos de final.

El jugador del Napoli no había arrancado bien la copa en Brasil. En el encuentro ante Bosnia comenzó en el banco, pero su ingreso en el segundo tiempo le dio mayor movilidad al equipo y le creó más espacios a Messi. El gol de la Pulga que marcó el triunfo final llegó de una pared generada entre el enganche y el delantero.

En el partido ante Irán tuvo una actuación muy baja. La defensa rival lo anuló y no se las pudo ingeniar para generarse espacios y colaborar con la agresividad ofensiva que necesitaba la Selección. Messi terminó abriendo un partido que tenía como destino la igualdad sin goles.

Frente a Nigeria se mostró más activo pero le costó ingresar en sistema de ataque. La salida de Agüero por lesión lo dejó más aislado. Tuvo posibilidades de convertir pero el arco se le cerró.

En el partido de octavos ante Suiza tuvo una participación clave en el gol de Di María. Cuando Messi encaró hacia el área, el Pipita arrastró la marca y le abrió un espacio a Fideo para que pudiera convertir el gol. Con el pasar de los partidos fue mejorando hasta llegar al duelo de cuartos.

Frente a Bélgica tuvo su mejor partido en la Copa. Estuvo muy activo, aguantó la pelota y la presión de los defensores. Se tiró más atrás para que la pelota le llegara con mayor facilidad y encaró en dos oportunidades con claridad.

Higuaín terminó siendo una figura clave en el encuentro ante Bélgica. Marcó el gol del triunfo que le dio a la Selección el pase a las semifinales después de 24 años. A los 7 minutoa del primer tiempo tomó un rebote después de un pase de Di María y sacó una volea que terminó estampada en la red.

Portada diario belga

Argentina - Bélgica para los políticos: entre cábalas incumplidas y videntes

A excepción del radicalismo, la dirigencia política no cumplió con las cábalas que venía manteniendo, pero eso no fue un escollo para que la Selección lograra el histórico triunfo 1-0 contra Bélgica y volviera a pasar a semifinales tras 24 años. El diputado nacional y ex vicepresidente, Julio Cobos, vivió desde las Islas Malvinas el gol de Gonzalo Higuaín y, fiel a su cábala y a su tierra natal, brindó con "un malbec mendocino".

Su correligionario y par en la Cámara Baja Ricardo Alfonsín sufrió los 90 minutos y disfrutó el pase a semifinales fuera de su casa: esta vez le tocó verlo en la localidad bonaerense de Saladillo. "Paramos un rato la recorrida. Fútbol y picada en Saladillo con amigos", tuiteó el hijo del ex presidente Raúl Alfonsín y publicó una foto junto a su compañero de bloque Miguel Bazze y al diputado provincial Alejandro Armendariz.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, vibró al ritmo del combinado de Alejandro Sabella en su casa de la localidad bonaerense de Chacabuco y, abrazado a sus dos perros, le agradeció a San Expedito por el pase a semifinales. El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, demostró sus dotes de adivino y aseguró que le había anticipado a su familia "diez minutos antes del partido que el Pipa hoy se destapaba. Golazo". Pero el precandidato presidencial no está solo en el grupo de los videntes, ya que el diputado bonaerense y dirigente del Movimiento Evita Fernando Chino Navarro también había anunciado dos minutos antes del comienzo del partido que el delantero del Napoli se sacaría la mala racha. "Hoy le pongo una ficha al Pipa Higuaín", señaló.

En tanto, el senador nacional del PRO Diego Santilli vio el partido contra Bélgica degustando un locro que le prepararon "las chicas de la Juventud Santillista" en la Comuna 13 de la Ciudad de Buenos Aires. Esta vez, para tristeza de la comunidad de Twitter, el vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo, no sorteó camisetas oficiales. Otro que no pudo cumplir con su ritual fue el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien no pudo ver el partido con vecinos en el playón de la estación de Tigre "por condiciones climáticas".

Tuit Ricardo Alfonsín


Opiniones (0)
21 de febrero de 2018 | 01:14
1
ERROR
21 de febrero de 2018 | 01:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"