Neymar explotó y salió a defender a su padre

El delantero de Brasil no pudo contener su enojo ante las acusaciones que vinculaban a su papá con la reventa de entradas.

El astro brasileño Neymar, el seleccionador Luiz Felipe Scolari y el capitán del equipo, Thiago Silva, se unieron en una "guerra" a la prensa de su país, en la víspera del duelo de cuartos con Colombia, que se disputará en Fortaleza.

La "declaración de guerra" fue hecha por el propio Neymar en su perfil en Instagram, luego de que el diario "Folha de Sao Paulo" publicara en su edición electrónica un texto en el que nombraba a su padre, Neymar Silva Santos, como uno de los blancos de una investigación de la policía brasileña sobre una red ilegal de venta de boletos del Mundial de 2014.


"Periodista malinformado e irresponsable... ¿Hasta cuándo seguirá esto? Ya basta, ¿no? Demuestra tu potencial y vende tu diario de otra forma, mejor dicho, ¡diciendo verdades!", disparó el delantero del Barcelona en un mensaje publicado en su cuenta en Instagram.


Neymar enojado

La nota fue retirada de la página del rotativo, y reemplazada por una nueva versión, que ya no hace referencia al padre y representante del artillero de Brasil en el Mundial.

Casi al mismo tiempo, Scolari y Thiago Silva protagonizaron una tensa rueda de prensa en el estadio Castelao, el escenario del choque de cuartos entre Brasil y Colombia.

El técnico y el capitán de Brasil no ocultaron su molestia por las críticas de la prensa a la crisis de llanto que afectó a varios jugadores durante el dramático duelo de octavos librado el sábado con Chile y a las quejas de reporteros al encuentro reservado que sostuvo Scolari esta semana con un grupo de seis analistas de medios locales.

Thiago Silva, el primero en hablar, aseguró que optó por ignorar los cuestionamientos sobre su capacidad de liderazgo hechos por la prensa después del partido con Chile, en el que el zaguero pidió para no participar en la tanda de penales que clasificó Brasil a cuartos y se quedó llorando, sentado sobre una pelota en un rincón de la cancha.

"Este tipo de comentarios (negativos) a mí no me agrega nada, no me ayuda nada. Tuve un estallido emocional porque tengo un compromiso con lo que amo hacer, y sabía que si perdiéramos nos iríamos a casa".

Silva admitió que es "un tipo emotivo", pero aseguró que "es tontería" afirmar que este rasgo de su personalidad perjudica su desempeño futbolístico.

"Hay gente que dice que esto puede perjudicarme, pero es tontería. Yo ya superé una tuberculosis, corrí riesgo de muerte, y hoy puedo decir que soy un campeón", expresó el defensa del Paris Saint-Germain, al aludir a la grave enfermedad que lo mantuvo hospitalizado por cuatro meses en 2005, cuando actuaba cedido en el Dínamo Moscú.

Scolari, a su vez, salió en defensa de su capitán, y acusó a la prensa de formular sus comentarios sin conocer todas las circunstancias de un hecho y de no "respetar las reacciones individuales" de los jugadores.

Además, criticó las "maldades" y "tonterías" que leyó en los diarios sobre la inestabilidad emocional de su equipo y sobre el papel que juega la psicóloga Regina Brandao, quien se reunió con el grupo esta semana.

"Dijeron que vino en emergencia. ¡Por dios! Están equivocados: todo está programado, y ella volverá el domingo y el lunes", aseveró el técnico.

El entrenador brasileño también apuntó su "ametralladora giratoria" hacia los reporteros que se quejaron de no haber sido invitados a la reunión informal que sostuvo con los seis analistas en el búnker de Brasil en Teresópolis.

"No puedo charlar con todos. Hay algunos que son más amigos míos, me gusta charlar con ellos y lo seguiré haciendo. Los que no fueron invitados habrá sido quizás porque no me gustan tanto, o porque yo no quería hablar con ellos en este momento. Celos de hombre, ¡por amor de dios! Si les gusta, ok, si no, que se vayan al infierno", disparó. 

 

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 10:23
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 10:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"