Van Buyten, el veterano que quiere frenar a Messi

El defensor, uno de los más experimentados en el joven equipo belga, dice que pueden "elevarse al nivel de la Argentina".

Daniel van Buyten decidirá después del Mundial si deja el fútbol, pero el central belga de 36 años afrontará antes uno de los máximos retos de su carrera: frenar a Lionel Messi el sábado ante Argentina en cuartos de final de Brasil 2014.

"Messi es el mejor jugador del mundo, un talento extraordinario", reconoció el jugador del Bayern Múnich ante el partido más importante de Bélgica en casi tres décadas.



"Pero en un torneo, en este Mundial, en un único partido, todo es posible. Cuando es a todo o nada, uno puede elevarse al nivel de un equipo tan grande como Argentina. Suiza lo demostró".



La buena actuación de los helvéticos en los octavos de final, que Argentina sólo pudo definir con un gol en el minuto 118, anima a una Bélgica que disputará sus primeros cuartos de final de un Mundial en 28 años.



Pero el equipo de Marc Wilmots tiene una solidez que no tenía Suiza y que lo convierte en uno de los equipos mejor construidos y más equilibrados del Mundial.



Y en ese esquema tiene un papel muy especial el propio Van Buyten, con diferencia el mayor y más experimentado de un plantel que se distingue por su juventud. "Puede llamarme el 'abuelo del equipo', si quiere", dijo en una entrevista con la revista alemana "Sport Bild".



Eden Hazard, Kevin de Bruyne o Thibaut Courtois no habían nacido cuando la gran Bélgica de 1986 quedó eliminada en el Mundial de México precisamente por Argentina gracias a dos goles de Diego Maradona, pero Van Buyten ya era un niño que vibró con ese Mundial.



Más importante aún: el defensor disputó con la selección el Mundial de Japón y Corea del Sur en 2002, el último en el que estuvo Bélgica hasta este año.



"Por supuesto que muchos jugadores jóvenes se me acercaban y me preguntaban cómo era disputar un Mundial, si la presión era demasiado grande", contó. "Intento hablar todo lo posible con los chicos".



Wilmots, ex compañero de Van Buyten como jugador, apostó desde el primer partido por el defensor como titular. En parte por los problemas físicos de Thomas Vermaelen y Vincent Kompany, pero sobre todo porque quería convertir a Van Buyten en el ancla que diera al equipo la estabilidad necesaria para un Mundial.



"Mi equipo tiene poca experiencia compitiendo en torneos. Es el más joven del Mundial", reconoce el defensor.



Su capacidad para equilibrar ese déficit quedó patente hasta tal punto en los octavos de final con Estados Unidos que incluso fue reconocida por el alemán Jürgen Klinsmann, técnico de los norteamericanos y ex entrenador de Van Buyten en el Bayern.



"Me dijo que había hecho un partido extraordinario y que podemos llegar lejos en este torneo. Me pareció muy amable", contó Van Buyten, que en el Bayern no tuvo precisamente una buena relación con Klinsmann.



El técnico le dejó otro mensaje: "Que no debía retirarme", contó el belga, que mantiene abierta la decisión. "Me ocuparé de eso cuando haya pasado el Mundial".



Van Buyten mantiene el foco en el cruce del sábado en Sao Paulo. Podría ser el último de su carrera o el trampolín para entrar en la historia con Bélgica. Dependerá, en gran parte, del duelo personal que mantendrá con un Messi lleno de confianza. 

Opiniones (1)
23 de febrero de 2018 | 14:26
2
ERROR
23 de febrero de 2018 | 14:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Vas a tener que correr bastante viejito para pararlo a la Pulga, suerte! Jajaaa
    1