Deportes

La situación de Riquelme en Boca, sin definición

El enganche aún no arregla su continuidad mientras el equipo sigue entrenando.

La negociación entre Juan Román Riquelme y Boca Juniors continúa sin definirse, en tanto el plantel xeneize entrenó en doble turno en su segundo día de pretemporada, en Casa Amarilla.

Riquelme sigue sin entrenarse por indicación del entrenador Carlos Bianchi, mientras no se zanjó la diferencia ecónomica entre el jugador y los dirigentes, por lo que próximo lunes puede ser el último día en el club del capitán y máximo ídolo boquense.

El jugador estuvo ayer en el predio Pedro Pompilio por espacio de 20 minutos, en donde habló brevemente con Bianchi, y se retiró sin hacer declaraciones, tras llegar 35 minutos antes de la hora pautada para el comienzo de la práctica.

En tanto, el plantel de Boca cumplió hoy en doble turno el segundo día de pretemporada en el complejo de Casa Amarilla.

La primera sección matutina empezó a las 9 y constó de exámenes médicos a los futbolistas, quienes después realizaron trabajos con pesas en el gimnasio e hicieron ejercicios de fuerza.

Tras la práctica de la mañana fueron a almorzar y a descansar en el hotel Madero.

Por la tarde, desde las 16, en la cancha principal del predio, el plantel realizó un trabajo tactico dividido en tres equipos de ocho jugadores y sin arcos.

Federico Bravo, reponiéndose de una distensión ligamentaria grado 2 en su pierna izquierda, y Andrés Cubas, con una sobrecarga en sus gemelos, estuvieron en kinesiología.

Boca vuelve mañana a los entrenamientos, desde las 9, en Casa Amarilla y posiblemente Bianchi disponga de una práctica de fútbol, para luego dar la tarde libre a sus jugadores.

Opiniones (0)
21 de febrero de 2018 | 01:14
1
ERROR
21 de febrero de 2018 | 01:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve