El mordisco de Suárez desató una verdadera novela

La mordida del delantero despertó repercusiones por todos los flancos y se habla de una posible sanción. Todo lo que tenés que saber.

La selección uruguaya de fútbol confirmó hoy su costumbre de vivir al límite: mientras celebraba el 1-0 sobre Italia para avanzar a los octavos de final de Brasil 2014, la FIFA tenía ya la mira puesta en la bicampeona mundial ante el aparente nuevo mordisco de Luis Suárez a un rival.

Estamos esperando el informe oficial del partido y reuniremos todos los elementos para evaluar el asunto

"Estamos esperando el informe oficial del partido y reuniremos todos los elementos para evaluar el asunto", confirmó hoy la FIFA a la agencia dpa.

El ente rector del fútbol mundial tiene la potestad de sancionar retroactivamente a un jugador en caso de que el árbitro, en este caso el mexicano Marco Rodríguez, haya pasado por alto una infracción "obvia".

La clave está en el parágrafo 77.b del código disciplinario del ente rector del fútbol mundial, que permite imponer sanciones en forma retroactiva ante "errores obvios" del árbitro.

La decisión no puede demorarse demasiado, porque Uruguay -que se entrenará mañana en Natal- se medirá el sábado en el Maracaná de Río de Janeiro con Colombia buscando un lugar en los cuartos de final.

Mientras esa decisión llega, el asombro ante el nuevo incidente protagonizado por el uruguayo alcanzó a todo el planeta.

"Díganme que estoy viendo visiones", twitteó el ex futbolista inglés Michael Owen durante el encuentro que los sudamericanos ganaron a la cuatro veces campeona del mundo en Natal.

Pero Owen había visto lo mismo que miles de espectadores en el estadio y millones en todo el mundo: en un lance en los minutos finales del partido, Suárez apoyó su cabeza sobre el hombro del defensa italiano Giorgio Chiellini y pareció morderlo. Instantes después Diego Godín marcaría de cabeza el gol de la victoria.

"Fue ridículo no haber expulsado a Suárez", se quejó Chiellini en declaraciones a la televisión. El italiano, cuya selección fue eliminada del Mundial con la derrota de hoy, mostró al árbitro la marca de la supuesta mordedura.

Está clarísimo, marcado, y luego se tiró, porque sabía muy bien que hizo algo que no debió hacer

Suárez, de 27 años y delantero del Liverpool, ya fue sancionado con diez partidos de suspensión por morder en abril de 2013 a Branislav Ivanovic, defensa del Chelsea.



El uruguayo fue sancionado también por siete partidos por morder en el hombro a Ottman Bakkal, mediocampista del PSV Eindhoven, cuando era capitán del Ajax.



Suárez está además en la mira de buena parte de la opinión pública anglosajona desde que fuera suspendido por ocho partidos tras comentarios racistas al defensa Patrice Evra durante un juego.

Y aunque la acción le costó la expulsión y a su equipo se le cobró un penal, a Suárez se lo critica también aún hoy entre muchos aficionados por haber parado con la mano un tiro de Ghana que tenía destino de gol en el Mundial de Sudáfrica 2010. Asamoah Gyan erró el penal, Uruguay pasó a semifinales y Suárez celebró con euforia la acción en el túnel del vestuario.

A modo de defensa, Suárez sostuvo: "Somos todos jugadores de fubol, sabemos lo que pasa dentro la cancha, no hay que darle importancia a nada".

"Es una jugada normal, ya pueden ver cómo tengo el ojo, pasan cosas dentro de la cancha, no hay que darle importancia", añadió el uruguayo mostrando un golpe debajo del ojo, donde podría haber recibido un impacto con el codo de Chiellini en la misma acción.

Quizás por todos esos antecedentes, Oscar Tabárez, seleccionador uruguayo, optó por salir al cruce de las críticas con la misma energía que suele mostrar Suárez en el área rival.

"Hay cosas mucho más significativas que un lance del juego", argumentó antes de subir la apuesta.

"No me gusta que nadie hable por mí, no acepto consejos ni de uruguayos ni de ingleses. Suárez Es el blanco preferido de cierta prensa, que le da mucho más espacio a un supuesto error que puede haber cometido y no a las cosas por las que está en el fútbol", añadió.

Suárez Es el blanco preferido de cierta prensa, que le da mucho más espacio a un supuesto error que puede haber cometido y no a las cosas por las que está en el fútbol

"Como decimos en Uruguay, hay gente escondida detrás del árbol esperando que pase alguna cosita. No quiero calificar los sentimientos que tienen contra Luis Suárez", remató.

Incluso más duro fue el defensa Diego Lugano, capitán de la selección uruguaya, que calificó al jugador italiano de "tremendo alcahuete, mala persona y llorón".

"Las imágenes no muestran nada, fue un forcejeo. Vimos la foto de Chiellini. ¿Cómo se llama? ¿Chiellini?".

"Y son cicatrices viejas, se da cuenta cualquier estúpido, hay que ser muy estúpido para no darse cuenta de que esas cicatrices son viejas", dijo Lugano, de 34 años y que no jugó hoy por lesión.

"Italia, fiel a su historia, estuvo todo el tiempo pegando, haciendo tiempo, con la maña de siempre, hace parte del juego y lo respetamos. Pero si Chiellini salió del partido acusando a Suárez, no se lo vamos a respetar", agregó.

Si salió llorando y alcahueteando así del campo de un compañero de trabajo, como hombre no alcanza los puntos que tiene como jugador

"Si salió llorando y alcahueteando así del campo de un compañero de trabajo, como hombre no alcanza los puntos que tiene como jugador. Si lo dijo, es tremendo alcahuete, mala gente y llorón", lanzó.

"Si Chiellini dijo eso después del partido, terminó con todos los códigos del vestuario, de futbolista. Nunca lo imaginé de un italiano. Sería más de hombre asimilar la derrota y asumir los errores propios", cerró Lugano en la continuidad del tenso Mundial que vive Uruguay.

Opiniones (1)
22 de febrero de 2018 | 00:54
2
ERROR
22 de febrero de 2018 | 00:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Suarez, de héroe a canibal sin intermedio. Una lástima.
    1