Gobierno vs Iglesia, tercer capítulo

En octubre del año pasado, Cobos criticó la presencia de religiosos en la política, ante la irrupción del monseñor Joaquín Piña en Misiones. Hace un mes, ante la crisis en Seguridad, volvieron los cruces. Y ahora Arancibia criticó las alianzas políticas, y Cobos trató de "imprudentes" los dichos de la máxima autoridad de la Igleisa en Mendoza.

La tensa relación entre la Iglesia Católica y el poder político en Argentina no se limita a la áspera relación entre el cardenal Jorge Bergoglio y el presidente Néstor Kirchner. Esas diferencias se trasladaron a Mendoza, donde el gobernador Julio Cobos (socio político de la Casa Rosada y candidato a vicepresidente del kirchnerismo) mantuvo varios cruces con José María Arancibia, máxima autoridad de la Iglesia en la provincia.

Cobos ya había polemizado con la Iglesia Católica en octubre del año pasado, cuando el Episcopado argentino mantenía una dura disputa con la Casa Rosada por la aparición del monseñor Joaquín Piña en la política misionera.

Piña fue candidato a convencional constituyente en la provincia mesopotámica, encabezando un frente opositor que eliminó mediante un plebiscito las aspiraciones del gobernador Carlos Rovira, quien buscaba su reelección indefinida en un proyecto que contaba con el aval del gobierno nacional.

“La Iglesia puede actuar como mediadora, pero no puede tomar una postura sobre un tema que es político”, opinó Cobos en aquel momento.

Después, más cerca en el tiempo, la crisis en Seguridad en la provincia fue el detonante de otro cruce. A fines de julio, mientras crecían los reclamos sociales por más seguridad en Mendoza y se sumaban las voces de sacerdotes que arengaban a los vecinos a “no quedarse callados” ante la ola de delitos, Cobos le solicitaba a la Iglesia Católica que esté “por encima de estas cosas” y repetía que “la vida está por encima de cualquier derecho, y entre todos debemos preservarlo”.

Por esos días el asesinato del cadete Carlos Passetti en Guaymallén y el violento robo a Fernanda Vera en el Barrio Parque Norte sacudían a la sociedad mendocina. Al mismo momento, los sacerdotes criticaron el accionar del Ejecutivo y de la Policía, y convocaron a la población a manifestarse contra la inseguridad.

La respuesta oficial la entregó el ministro de Seguridad, Alfredo Cornejo. “No se me ocurriría hacer cargo a toda la Iglesia Católica de tantos sacerdotes que están denunciados por ser pedófilos o cuantos otros delitos. No se me ocurriría de ninguna manera generalizar de esta forma”.

Después, el ministro tuvo que pedir perdón en una reunión con algunos sacerdotes.

Ahora, Arancibia criticó la concertación política y Cobos consideró que las declaraciones del religioso no fueron "prudentes".
Opiniones (1)
21 de mayo de 2018 | 11:58
2
ERROR
21 de mayo de 2018 | 11:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Cobos critica a la iglesia porque el es inmoral si no preguntenle a sus novias (amantes) de la casa de gobierno.
    1