Deportes

Mineirao, el escenario del mayor éxito de Sabella como DT

Ese estadio de Belo Horizonte, donde este sábado jugará Argentina con Irán, sólo trae buenos recuerdos a Alejandro Sabella: hace casi cinco años ganó allí su mayor título como técnico, cuando Estudiantes de La Plata se coronó campeón de la Copa Libertadores de América 2009. También esa noche se consagraron el mendocino Enzo Pérez y el arquero Mariano Andújar.

Esta vez volverá al estadio de Belo Horizonte como entrenador de la selección argentina para enfrentar a Irán por el Grupo F del Mundial de Brasil 2014, en un partido que también será clave porque un triunfo le dará a los albicelestes la clasificación a octavos de final.

Será un día cargado de simbolismos para Sabella, un apasionado futbolero y amante de las cábalas, o costumbres, como él suele llamar a esas supersticiones que se siguen para repetir buenos resultados.

El Mineirao fue también el escenario donde en 1988 Racing empató 1-1 con el Cruzeiro y ganó la Supercopa Sudamericana, o donde veinte años más tarde los hinchas brasileños despidieron con una ovación a un joven Lionel Messi en el partido por eliminatorias a Sudáfrica 2010 que Argentina y Brasil empataron sin goles.

Aquel 15 de julio de 2009, Estudiantes fue contra todos los pronósticos, tras igualar en cero el partido de ida de la final que había jugado en casa.

 

"Tengo un enorme recuerdo, lo venía pensando cuando veníamos en el auto", rememoró hoy en la conferencia de prensa que dio en el Mineirao antes del partido frente a Irán.

"Me acordé sobre todo del momento cuando llegó el micro (ómnibus) y los jugadores empezaron a cantar, que los torcedores del Cruzeiro los miraban diciendo ‘estos están locos’, con la convicción con que los muchachos entraron", detalló con nostalgia.

Con una mística y una fortaleza anímica alimentada por Sabella, el plantel liderado por el ahora retirado Juan Sebastián Verón dio vuelta el marcador y venció de visitante al Cruzeiro por 2-1 en un Mineirao colmado para consagrarse campeón de la Libertadores.

La derrota del Cruzeiro fue celebrada intensamente por los hinchas del Atlético Mineiro, su eterno rival en Belo Horizonte y hoy anfitrión de la selección argentina en el complejo deportivo Cidade do Galo.

Desde entonces, los fans del Atlético mantienen una amistad con Estudiantes y recuerdan con cariño a Sabella, como lo expresaron en la bienvenida al conjunto argentino a Belo Horizonte y en la práctica abierta -a la que asistieron 10.000 personas- que realizó la selección de Lionel Messi la semana pasada en el estadio Independencia de Belo Horizonte.

"Es especial volver al Mineirao", expresó Mariano Andújar, el arquero de aquel Estudiantes campeón de América y hoy arquero suplente de la selección argentina.

"Es lindo volver a recordar esos momentos, acá la gente del Mineiro nos recuerda con mucho cariño lo pasado, ojalá se pueda volver a repetir", añadió el miércoles Andújar, a horas de volver al estadio donde Estudiantes consiguió una gesta histórica.

Aquella vez, cuando Sabella fue a realizar el reconocimiento de campo antes de la final de la Libertadores, el tablero electrónico estaba prendido y mostraba un 2-1. El entrenador lo tomó como una señal y ése fue un día después el resultado final, según relata el libro "Pachorra, historias para conocer a Sabella", de Pablo Hacker y Javier Saúl.

El Mineirao fue remodelado para el Mundial y aquel tablero fue reemplazado por dos pantallas gigantes. Poco ha quedado igual en el interior de aquel gigante, más allá de su reconocible estructura exterior, con su diseño emblemático de la arquitectura modernista brasileña.

"Hoy, al pisar la cancha, entré y no vi el tablero. Lo busqué por todos lados y no lo encontré", lamentó este viernes Sabella, quien sin embargo confía en poder cumplir al menos otra "cábala": "Por lo menos creo que nos va a tocar el banco de la izquierda", el mismo que ocupó aquella memorable noche.

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 15:00
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 15:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"