Pekerman recibe a su amigo el presidente

Este jueves, el técnico argentino de la selección colombiana, deberá detener su trabajo para recibir a Juan Manuel Santos.

El técnico de la selección de fútbol Colombia, José Pekerman, tendrá que hacer una pausa mañana en la preparación del partido ante Costa de Marfil en el Mundial de Brasil para recibir la visita de alguien a quien difícilmente podría rechazar: el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

El jefe de Estado anunció el martes que viajará a Brasilia para desear suerte a la selección antes de un crucial partido que podría darle al equipo la clasificación a los octavos de final en caso de una victoria sobre los africanos, aunque dependiendo del resultado del otro partido del Grupo C entre Grecia y Japón.

Las visitas de Santos no son extrañas para Pekerman. El mandatario fue un habitual acompañante del equipo en el vestuario poco antes de los partidos por la eliminatoria sudamericana en Barranquilla y hasta se podría afirmar que fue un "amuleto de buena suerte", pues en esa ciudad caribeña se logró el cupo al Mundial.

Santos se reunirá primero con su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, para hablar de temas bilaterales en su primer viaje fuera de Colombia desde que el domingo pasado fuera reelegido presidente.

En la segunda vuelta electoral participaron Santos y el candidato opositor Óscar Iván Zuluaga, aunque un tercer y curioso "candidato" fue Pekerman, a quien hinchas colombianos postularon a la presidencia durante la eliminatoria.

En varios de los partidos de Colombia en Barranquilla se vieron carteles que decían "Pekerman, presidente 2014-2018", como una muestra de cariño hacia el técnico argentino, bajo cuya dirección Colombia retornó a un Mundial tras 16 años de ausencia.

No existen datos precisos, pero se sabe que varios colombianos que acudieron el domingo a las urnas invalidaron su tarjeta electoral escribiendo "Perkerman presidente".

Santos ofreció la nacionalidad colombiana a Pekerman cuando finalizó la eliminatoria, pero el argentino la declinó respetuosamente con el argumento de que le gustaría aceptarla en otra oportunidad, para que no quedara la sensación de que era un halago del gobierno por la emotividad del momento.

No obstante, Pekerman afirma que no se siente extranjero por dos razones: la primera es que se retiró como futbolista jugando en Colombia y, la más importante, porque tiene una hija colombiana.

El encuentro de mañana entre Santos y Pekerman será entre la política y el deporte, que algunas veces están muy cerca.

Y es que Santos y el ex candidato Zuluaga lucieron durante las horas previas al debut de Colombia en el Mundial la camiseta de la selección.

¿Amor por el equipo o ambición por conseguir votos? Difícil saberlo. Lo cierto es que algunos colombianos querían que en lugar de ellos fuese Pekerman el que entrara como presidente en la Casa de Nariño.

Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 06:55
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 06:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"